desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Alicante, España

Alma viajera

El decorador Carlos Serra lleva Jávea en el corazón. Aquí, a los pies del Macizo del Montgó, su residencia de verano une este paisaje sentimental alicantino con otros a miles de kilómetros.

Texto: Míriam Alcaire. Fotos: Luis Beltrán 30/07/2018
Imprimir
Pantalla completa



El municipio alicantino de Jávea y Carlos Serra están unidos por un lazo afectivo indestructible. El interiorista pasó los veranos de su infancia en esta población costera, y esa historia de amor le llevó a buscar una casa en la zona para repetir aquellas vacaciones felices, ahora con su propia familia. El responsable del estudio y tienda de decoración Mercader de Indias lo tenía claro: quería una vivienda sin vecinos, con superficies amplias y muchísima luz. Encontró una construcción completamente abandonada en el enclave ideal y puso manos a la obra.

La reforma replanteó la distribución original con un proyecto en varias alturas donde los exteriores tienen tanta importancia como el interior. En todos destaca la "piel" blanquísima con que se han revestido; la caja atrapa la claridad levantina y refuerza una paleta de color tan esencial como efectista. «En la planta baja, en tonos madera, verde y piedra, la selección cromática se debe al contacto con la tierra –explica–, mientras que el piso superior, con vistas al mar, se llena de azules que van del índigo al tono agua».

La decoración arroja muchas pistas sobre la gran pasión del interiorista: viajar y descubrir otras culturas. Las piezas antiguas, procedentes de su tienda y traídas de China, Marruecos, Senegal..., y las obras de arte, que combina con muebles contemporáneos nacionales e internacionales, componen un apasionante periplo por los cinco continentes: un traje de niño de la etnia Mao, sillas africanas, textiles filipinos, colchas balinesas o cerámicas marroquíes dan vida a las distintas estancias, que giran alrededor del amplio salón-comedor-cocina, el centro del hogar, donde charlar, comer y disfrutar son la misma cosa. Así resume su propietario la atmósfera despreocupada y amable de este chalet luminoso: «Aquí todo parece más fácil». ¡Qué descripción tan certera!
El amplio salón-comedor es eje alrededor del que giran el resto de las estancias, y la cocina se funde con él para crear un acogedor ambiente en el que cocinar y disfrutar se convierten en la misma cosa.

Ideas del proyecto
Carlos Serra mercaderdeindias.com

Esencia autóctona. Aunque el mestizaje es clave en los interiores, el alma de la casa es cien por cien mediterránea. Muebles de obra, texturas naturales y mobiliario de fibras como ratán, caña o rafia confieren un marcado acento local.

Textiles expresivos. Tanto en tonos claros como en otros de gran viveza, colchas, tapicerías y alfombras potencian la deco y reinan en algunas estancias.



Ver más articulos