desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid

Arquitectura señorial y mucha vida

La arquitectura señorial de este piso madrileño y la fuerza expresiva de la interiorista María Lladó entraron en ebullición al encontrarse. De su fusión ha surgido algo grande: una casa-showroom, llena de vitalidad, arte y detalles con alma.

María Jesús Revilla 15/10/2015
Imprimir
Pantalla completa



"Busqué y busqué, hasta que di con el lugar ideal", recuerda la interiorista María LLadó. Cuando decidió volver a Madrid, tras años en Barcelona, comenzó una intensa labor de rastreo de casa, que acabó felizmente cuando vio este piso en un céntrico y señorial barrio de la capital. «Ya la primera vez que lo visité, me enamoró. Fue instantáneo». Le gustaron sus techos altos, sus amplios espacios y su extraordinaria luminosidad, además del intenso carácter del edificio. Tras remodelar la distribución, diseñando la planta más abierta, más flexible, el siguiente paso fue devolver al piso su estado original, quitando el falso techo y recuperando las viejas molduras o sustituyéndolas por otras nuevas. Al levantar el suelo de linóleo, apareció un precioso parqué en espiga que la interiorista decidió pintar de blanco, al igual que las paredes, un recurso que unifica los espacios y potencia la luz natural. Esos luminosos ambientes sirven de caja neutra para una decoración dinámica, atrevida y fresca, con el sello característico made by María Lladó. «He disfrutado muchísimo siendo mi propio cliente, expresándome con total plenitud y libertad». Antigüedades, piezas retro –que también pueden adquirirse aquí- y clásicos del diseño, junto con una vital selección de obras de arte y detalles con enorme personalidad, recrean su estilo lleno de energía y fuerza expresiva, de elegante irreverencia y buen humor.

Ideas de la interiorista
María Lladó (www.mariallado.com)
Valores para conservar. Algunos elementos de la casa se restauraron para mantener el espíritu de la vivienda. Por ejemplo, las puertas originales con cuarterones de espejo, un recurso que la decoradora utilizó para aumentar la luminosidad: «Son como falsas ventanas interiores que reflejan todo en un juego que dinamiza los espacios».
Arte y detalles con fuerza. Un cóctel libre de convencionalismos que fascina. Las blancas paredes se llenan de potencia y carisma con obras vibrantes de gran formato, a la vez que cada rincón se enriquece con objetos que destilan sensibilidad, ironía, belleza, glamour... 



Ver más articulos