desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

París, Francia

Un ático familiar decorado con color

Todo el encanto parisino está en este ático. Su inquilina ha personalizado la arquitectura haussmaniana pintando las paredes con una carta de sugerentes tonos frente a los que gana puntos el selecto mobiliario mid-century.

Ana Isabel Hernández. 04/03/2016
Imprimir
Pantalla completa



La experta en tendencias Julia Rouzaud se trasladó hace dos años a vivir de alquiler a este piso del distrito 8 de París, cerca de la Place de la Madeleine. Buscaba una vivienda con el tamaño adecuado para su familia –el matrimonio y dos hijos– y esta, con sus tres grandes dormitorios, resultaba perfecta. La casa, en un edificio de 1890, contaba con la clásica arquitectura señorial de estilo Haussman y, al ser un ático, gozaba, además, de muchísima luz natural. El estado de las instalaciones y los suelos –de parqué en espiga en el salón y las habitaciones, y un damero en blanco y negro en la cocina y el baño principal– era inmejorable para entrar a vivir. ¿Qué más se podía pedir? Solo había una pega: el total white que lucían los ambientes y que se cambió pintando las paredes de cada estancia en un atractivo y potente color.

Una vez que estuvo definido el continente, quedaba recrear una decoración que transmitiera atmósferas serenas y acogedoras. Julia Rouzaud ha utilizado para ello un exquisito bodegón de piezas escandinavas de los cincuenta y sesenta adquiridas en mercadillos y tiendas parisinas, o vía online. Un mobiliario de madera de formas suaves que completó con personales objetos decorativos y con una colección de fotografías, láminas antiguas y obras contemporáneas. Las telas protagonizan otro capítulo de este interesante proyecto. El piso está rodeado de ventanales, vestidos con cortinas de largas caídas, confeccionadas a medida, que caldean el ambiente junto a las alfombras y cojines. Y todo iluminado de forma puntual por lámparas y apliques vintage que proporcionan asimismo una luz muy cálida. Estamos en París. Y eso se nota.

IDEAS DEL PROYECTO: Julia Rouzaud (www.goodmoods.com)
- Arco iris en las paredes. Para poner una nota personal, cada habitación luce un tono inspirado en la Riviera francesa: azul suave en el salón, añil para el comedor, un verde en cocina y baño... Para el dormitorio principal se ha escogido un papel geométrico en gris que da serenidad.
- Crear efecto. Los colores resaltaron elementos existentes como las molduras de madera de las paredes o la chimenea, pintada para simular hormigón. Los techos se dejaron en blanco para producir un dinámico contraste.



Ver más articulos