desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un ático con armonía... ¿Fuera o dentro?

Tanto da. La luz natural, las piezas de excepción y la sensación de armonía cromática son increíblemente idénticas en la terraza o el interior de este ático. Su decoración, obra de Mikel Irastorza, lo logra con creces.

Nuevo Estilo 08/07/2016
Imprimir
Pantalla completa



Recorrer este piso madrileño se convierte en una sorprendente clase magistral de pintura, escultura, y artes decorativas, en la que cada elemento resulta relevante. Su dueño, Alfonso Icaza –propietario de la tienda Bakelita–, se confiesa un ferviente coleccionista. Muebles y objetos con nombre propio, obras de arte..., aquí tienen cabida las piezas de familia –de las que no desea desprenderse, pues forman parte de su bagaje emocional–, unidas a otras añadidas paulatinamente en una selección bajo criterios profesionales, sí, pero ante todo de gusto personal.

Resulta fascinante la convivencia, el enriquecimiento mutuo, que establece el mobiliario neoclásico y su despliegue de elegancia decimonónica al hermanarlo con las «nuevas antigüedades», las exquisitas piezas de los años 40 a los 70. La creatividad de grandes diseñadores del siglo pasado –Pierre Lotier, David Hicks o Jansen, por ejemplo– encuentra el marco ideal en esta vivienda de espacios amplios y luminosos, distribuidos de forma ordenada y fluida. Un universo culto y cosmopolita en el que sensibilidad y savoir faire caminan de la mano.

Así, para poner el acento en la creación de una identidad particular y diferenciadora, se incluyeron notas de intensa presencia, como la omnipresente moqueta que reviste la mayoría de los suelos, las paredes forradas de espejo del comedor o el entelado del dormitorio. Y también en este escenario, destaca la colección de arte que se muestra en todas y cada de las estancias. En ella, el sabio eclecticismo de Alfonso Icaza vuelve a hacer acto de presencia, combinando obras antiguas con otras contemporáneas –pintura abstracta y fotografía en blanco y negro, principalmente–, en una amalgama de sensaciones que retrata un fecundo recorrido vital.

IDEAS DEL INTERIORISTA: MIKEL IRASTORZA (Tel.: 606 370 670)
- Nexo con el exterior. El jardín interior ubicado en el patio acristalado, que introduce luz natural en las áreas centrales de la casa, establece un fuerte vínculo con la terraza del ático y, por sí mismo, es un foco de atracción visual.
- Iluminación artificial. Se ha resuelto a base de LEDs empotrados en el perímetro de los techos, unidos a múltiples modelos de lámparas de mesa y pie. ¿El objetivo de esa elección? Aportar calidez ambiental y evitar destellos.
- Filtros solares. En el salón, que cuenta con amplias cristaleras de suelo a techo, una sucesión de dobles screens enrollables se encarga de oscurecer y tamizar la intensa claridad, según lo requiera cada momento del día.
- La luz a favor. La cocina se distribuyó en línea frente a una de las cristaleras que recorren todo el perímetro de la vivienda. De este modo, recibe claridad natural sin cortapisas y siempre está caldeada por el efecto invernadero de los cristales. Además, el sistema de calefacción permanece oculto bajo la tarima de madera de sucupira.



Ver más articulos