desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

País Vasco, España

Una casa... con fundamento

Esta casona del País Vasco revive la mejor cara de su arquitectura modernista gracias al interiorismo de Patricia Fernández de Castro y el equipo de su tienda-estudio Indietro. Elegancia, expresividad desenfadada y piezas con acabados fantásticos son las claves de su decoración.

Beatriz Fabián 05/04/2016
Imprimir
Pantalla completa



Un tesoro en sí misma, esta casa modernista, construida por Luis Basterra, revive la época dorada de la arquitectura de inicios del siglo XX. Y lo hace, por un lado, gracias a la rehabilitación obrada por José María Smith Solaun, quien para dejarla tal como fue proyectada en 1903 se documentó en informes y estudios del historiador Gorka Pérez de la Peña. Por otra parte, fue clave el trabajo de Patricia Fernández de Castro, que ha puesto en valor continente y contenido. Sin duda, la interiorista ha logrado lo que los propietarios querían: resaltar la esencia del edificio, sus formas curvas, las molduras de hojas de acanto... y, al mismo tiempo, actualizar las fantásticas estancias.
El resultado es una vivienda con historia que refleja una atmósfera fresca, potente y con caché. «El equipo de Indietro –explica la decoradora– ha proyectado cada espacio minuciosamente, aplicando una pauta de selección en conjunto para lograr armonía de materiales, acabados y detalles». Estos aspiran a restablecer los ambientes high class que seguro vivieron sus antiguos habitantes. La presencia de papeles pintados de llamativos estampados o exclusivamente creados para la edificación, la acertada combinación de mobiliario, los mimados detalles, y las suaves y románticas tonalidades logran una elegancia única que, en lugar de competir, acompaña y favorece a la arquitectura.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: Patricia Fernández de Castro (www.indietro.es)
- Los colores. Las paredes en gris ceden protagonismo a las molduras y los techos en blanco para ponerlos en valor.
- Papeles pintados. Son uno de los factores más atractivos del proyecto y algunos constituyen una obra de arte al estar pintados a mano e in situ. Esto convierte en único al ambiente.
- Los detalles marcan el toque diferenciador. Los acabados artesanales del mobiliario a medida y las tapicerías rematadas con vivos o tachuelas a la vista son ejemplos que lo confirman.



Ver más articulos