desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Marbella

Una casa estilo andaluza

Se nota en cada color, en los acabados, en muchos elementos. Esta casa en Marbella es un sabio ejercicio que recrea la tradición del sur, sin perder de vista la comodidad y pasada por el tamiz de la sofisticación.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Cualquiera pensaría, viendo esta casa de los años 70, situada en una urbanización próxima a Marbella, que lleva toda la vida de esta manera. Sin embargo, la realidad es muy distinta: salvo los muros de carga de la planta baja, toda la construcción es de ejecución nueva. Se trata de la casa de Heloísa Málaga y en ella la decoradora ha plasmado, además de toda su experiencia y profesionalidad, sus gustos personales y el ambiente perfecto para vivir en familia.
400 m², más jardines y patios es la superficie que ocupa actualmente, tras añadirse un volumen –que acoge el vestíbulo y el arranque de la escalera–, y una altura más a la existente, que se ha habilitado para dormitorios. En la planta baja se encuentran dos salones, el comedor, la cocina con despensa, baño y un dormitorio para invitados. Todo el trabajo de arquitectura, construcción, paisajismo y decoración es obra del estudio Decoración Heloísa Málaga.
La arquitectura popular andaluza de origen árabe ha inspirado muchos de los elementos. Así, ya desde fuera destaca el color de la fachada, un rojo pimentón obtenido de un pigmento de la zona de Sevilla y mezclado con cal. Este tipo de pintura se usa en toda la casa, excepto en baños y cocina, que fueron revestidos de estuco. Otros materiales tradicionales, como los suelos de barro cocido artesanal en vestíbulo y escaleras, la piedra de la planta baja, los cantos de río o piedras de playa en los patios y las rejas de hierro potencian ese carácter tradicional.
La decoración podría definirse como una mezcla de estilos mediterráneos, en colores suaves y frescos, con la intención de crear un ambiente relajado y acogedor. Abundan las piezas recuperadas –chimeneas, bañeras, puertas de armarios, lavabos...– y los muebles antiguos, desde el siglo XVII al XIX, del norte de Bélgica, Italia, Francia, España y Marruecos, junto con diseños de la propia Heloísa. La carpintería interior es antigua recuperada. Objetos familiares y recuerdos de viajes ponen el genuino toque personal.



Ver más articulos