desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso del siglo XIX con una decoración del XXI

Concilia la esencia del edificio histórico que lo acoge con un planteamiento arquitectónico y estético del s. XXI. Irene Benjumea, del estudio IBU, reinventa esta vivienda en Madrid.

Realización: Beatriz Aparicio. Texto: Míriam Alcaire. Fotos: Montse Garriga 19/09/2018
Imprimir
Pantalla completa



Hiperelegante y con el lujo que a una casa le otorga un espacio excepcional, cuya belleza –más allá de laberínticos y arcaicos interiores– sabe captar al primer vistazo el ojo experto. En este caso, el de la arquitecta y lighting designer Irene Benjumea Urizar, fundadora del estudio Ibu y responsable de la rehabilitación e interiorismo de este piso del madrileño barrio de Salamanca

La transformación se hizo manteniendo la esencia del inmueble, una construcción de 1899 con fachada de ladrillo y entramado de madera, firmada por el maestro mayor de obras Francisco del  Valle y García. Sin embargo, el interior prácticamente hubo que demolerlo para convertirlo en una vivienda contemporánea donde cabe, además de todos los adjetivos mencionados, una familia al completo. 

En el nuevo planteamiento, el objetivo fue "ir hacia la luz", casi inexistente en la distribución original, muy compartimentada y de largos pasillos. «Se abrieron grandes vanos, lo que permitió el cruce de luces desde las fachadas y los patios interiores, que era la prioridad en el proyecto», explica Irene Benjumea. Fue necesario, además, apuntalar forjados y pies derechos de madera, que se han dejado a la vista incorporándolos a los ambientes. Son elementos estéticos de primer orden que ayudan a independizar zonas.

La decoración es una proyección del espacio arquitectónico. El concepto de sucesivas estancias abiertas encuentra su hilo conductor en el juego de materiales –piedra, madera y acero– y la paleta cromática –neutros y naturales–. Vehiculan asimismo el estilo, el mobiliario integrado –la librería del comedor– y las contraventanas. Los elementos auxiliares, los tapizados en cuero y arpillera, y los pequeños textiles se añaden como pinceladas en contraste; también las obras de arte, una colección que reúne autores españoles actuales y pone poesía en cada rincón de esta casa impecable, equilibrada y en orden, donde viven el día a día (aunque parezca increíble) una pareja y sus dos niños pequeños.

IDEAS DEL PROYECTO: Irene Benjumea www.studioibu.com

Materiales esenciales. El mármol travertino Abassi al corte de sierra, que se utiliza en su estado original o con un acabado sin refinar en los suelos, se acompaña de viejos pilares de madera, de panelados de roble natural en las paredes y bibliotecas, y de embocaduras de acero negro.

Carpinterías protagonistas. Las ventanas son piezas ornamentales en sí mismas. Fabricadas en madera, y con un acabado de pintura, van provistas de contraventanas que combinan esta materia prima con el acero. Están diseñadas por el estudio Ibu.

Iluminación en varias capas. La indirecta se ha conseguido con focos halógenos en los techos, orientados a los paramentos para evitar el impacto directo sobre los suelos. La completan lámparas de mesa y de pie, que crean ambientes a la carta.



Ver más articulos