desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Asturias, España

Una casa asturiana para las vacaciones perfectas

Frente a la sierra del Sueve, esta casa asturiana esconde un idílico refugio familiar. El paisaje y el interior se funden en un equilibrio de materiales y texturas que difumina la frontera entre sueño y realidad.

Texto: Marta S. Galindez. Fotos: Montse Garriga 26/03/2019
Imprimir
Pantalla completa



Abierto en la pared del salón, un gran ventanal introduce el exterior a placer. No hay distracciones que aparten la mirada de la majestuosa naturaleza asturiana, el paisaje se convierte en arte y es bienvenido en el interior, donde la infinita gama de verdes que despliega el jardín –salpicado de notas en tonos primarios a cargo del sencillo mobiliario– culmina en un gran espacio diáfano que respira autenticidad. Es el alma de esta casa de montaña, reformada por los arquitectos Jaime Gaztelu y Ana Fernández de Mendía aprovechando materiales recuperados de una antigua cuadra de la zona.

Cuando los propietarios descubrieron la finca –lo que llaman "quintana asturiana", con su hórreo y cuadra tradicionales–, supieron que podían dejar de buscar: habían encontrado la vivienda de vacaciones ideal para disfrutar todo el año, una fusión perfecta entre la cercanía de la costa y la tranquilidad del campo. Mantener su esencia y la del entorno era el objetivo y, por ello, los dueños encargaron el proyecto de interiorismo y distribución a M&T Decoración, un estudio que suma los talentos de Noel Marichalar e Isabel Taboada. El nuevo diseño apostó por inundar el interior de luz natural y distribuirlo en espacios diáfanos donde compartir tiempo, alegría y conversación. A la vez, se optó por conservar la fachada de piedra y la galería orientada al sur.

Para aligerar y modernizar la estética de la casa, se decidió trabajar con una paleta de tonos neutros, instalar carpinterías exteriores en madera de iroco pintadas de blanco (obra de un taller local) e incluir elementos artesanales recuperados. Nos deslumbran el suelo de barro hecho a mano, las pilas de la cocina y las puertas de paso, traídas de una empresa de derribos en Antequera (Málaga). Es evidente que aquí han encontrado su lugar en el mundo. Los muebles y complementos, una acertada mezcla de estilo centroeuropeo, piezas familiares y hallazgos en mercadillos y contenedores, añaden aliento vital a una vivienda en la que el campo y el hogar forman el yin-yang perfecto.

Ideas del proyecto M&T decoración www.noelmarichalar.com

Integración en el paisaje. En todo momento se apostó por una reforma respetuosa con el entorno y la propia edificación. Para aumentar la luz natural y abrirse al maravilloso paisaje, se buscó una distribución diáfana y se ampliaron las ventanas.

Aire british. Los tonos neutros invitan al descanso y la relajación, y el estilo inglés sofistifica el espíritu rústico de la vivienda y la hace muy acogedora, perfecta para disfrutarla durante todo el año.



Ver más articulos