desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Bilbao

Tesoros en el desván de Mikel Larrinaga

Lo primero en aparecer y atraer al propietario fueron las vistas sobre el Casco Viejo bilbaíno. ¿El segundo? La radiante estética loft compuesta por el interiorista Mikel Larrinaga.

Nuevo Estilo 20/09/2019
Imprimir
Pantalla completa



En ocasiones, comprar una casa es cuestión de fe e imaginación, de ser capaz de ver más allá de las paredes que se tienen delante e intuir las posibilidades. Algo así le ocurrió a Axier Sáez Bueno, quien se enamoró de la terraza de este piso, en un edificio neoclásico del Casco Viejo de Bilbao y no dejó pasar la oportunidad de este oasis con vistas, un lujo en el centro de la ciudad. Aunque el interior dejaba mucho que desear, confió en el estudio de Mikel Larrinaga para que obrara el milagro y el interiorista también experimentó esa visión del gran futuro que ofrecían, pese a todo, los espacios ultracompartimentados, los acabados obsoletos, las instalaciones viejas...

Así, tras aplicarse en una rehabilitación en profundidad, el viejo piso se ha convertido en un apartamento diáfano, lleno de luz y con un interiorismo de líneas muy actuales y cómodas. Durante la reforma entró también en juego el elemento sorpresa, pues, al demoler el falso techo, apareció una doble altura que el interiorista aprovechó para obtener un altillo. Para ello mantuvo parte de la estructura y creó un entramado de hierro y madera sobre el que descansa el dormitorio. El gesto de dejar a la vista algunos elementos constructivos, es un guiño característico del estilo Larrinaga, de modo que en un conjunto cuidado al detalle asoman toques de fuerza como una pared de ladrillo o el entrevigado al desnudo.

Uno de los objetivos fundamentales fue orientar la vivienda a la terraza, por lo que se abrieron los vanos de acceso respetando la estética del edificio. Y, para conseguir toda la luminosidad posible, se utilizó el color blanco, gran protagonista, combinado con una paleta cromática que se mueve en los beis y amaderados, marcados por la claridad de la tarima de roble. Al haber eliminado la compartimentación, la luz fluye por todo el espacio, y son los propios muebles los encargados de estructurar los ambientes. Piezas escogidas en almonedas y desembalajes se dan la mano con sillas de procedencia industrial y toques de diseño, con el aderezo de detalles personales, recuerdos y obras de arte.
 

IDEAS DEL INTERIORISTA: MIKEL LARRINAGA (www.mikellarrinaga.com)
- Fuera obstáculos. La reforma giró en torno al espacio estrella de la casa, la terraza. Por eso se tiraron los tabiques, creando un espacio diáfano tipo loft en el que todos los ambientes conectan con el exterior.
- Labor de búsqueda. Desembalajes de antigüedades, mercadillos de toda Europa, almonedas, etc. Cada objeto ha llegado como resultado de un flechazo y tiene una historia que contar.
- Cuadros, cuadros... Esta vivienda constituye una ilustrativa lección sobre cómo enmarcar y colocar obras de arte con sensibilidad y acierto. Ideales las estudiadas composiciones en las paredes: puro equilibrio.



Ver más articulos