desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca, España

Un casa de campo al estilo mallorquín

Poco queda de la vieja construcción mallorquina que es actualmente esta casa de campo. Sin embargo, mantiene su esencia, eso sí, enriquecida con toques de puro confort.

Nuevo Estilo 26/05/2017
Imprimir
Pantalla completa



Sabor y encanto se dan cita en cada uno de los rincones de esta casa mallorquina. Por fuera y por dentro, la construcción destila esa esencia tan mediterránea que los interioristas del estudio IP Design, Iris y Patrick Stewen, conocen tan bien e imprimen siempre a sus proyectos. La finca, al sur de la isla, se encontraba en pésimo estado y del original prácticamente tan sólo se conservan algunos de los viejos muros. La cuidada rehabilitación y redistribución integral, llevada a cabo por Proyectos Santany, evoca en todo momento el temperamento, la serena mesura y elegantes formas características del estilo balear.

En la nueva organización se buscó la comodidad mediante espacios conectados de forma fluida. De este modo, dos salones comunicados comparten estancia con el comedor, y se abren a través de grandes puertas acristaladas al jardín. La sensación de unidad se enfatiza, además, con la elección de un pavimento continuo de cemento pulido y la presencia de la ancha franja de cantos rodados que atraviesa la casa de fachada a fachada, aportando aún más frescura a los interiores. Es también aquí, en el suelo, donde los interioristas han jugado con alfombras –todas de fibra natural– para encuadrar los diferentes ambientes.

Una vez configurado el continente, los muebles y detalles se alían con la naturalidad de la construcción para aportar la serenidad y comodidad tan anhelada en una casa de vacaciones. Los tejidos de algodón y la madera visten y dan forma a elementos de líneas sencillas, salpimentados del toque de exotismo de las piezas orientales y en perfecta armonía con los evocadores rincones del jardín y la piscina.

IDEAS DEL INTERIORISMO: IP DESIGN (Tel.: 971 642 245)
- Las telas, clave del éxito. Las tapicerías de algodón y las esteras de coco, tan naturales y refrescantes, encuentran un cálido contrapunto en la mesa de centro del salón o la cama revestida en piel.
- Materiales escogidos. Vigas, puertas de paso, cristaleras, suelos... En todos los casos se han buscado bien elementos antiguos o bien que recrearan la estética tradicional mallorquina.
- Espacios exteriores. La piscina disfruta de un cuidado protagonismo. La pileta alicatada en gresite verde claro “vuelve” el agua esmeralda y el bordillo de piedra la integra plenamente en el entorno.



Ver más articulos