desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Sevilla, España

Visitamos la casa sevillana de la arquitecta Asia de Haro

El color, la luz y la alegría de Sevilla van de la mano del arte y el diseño en el hogar de la arquitecta Asia de Haro. Además, nos presenta  su último proyecto en la ciudad: el hotel Palacio Mármoles.

Gema Marcos. Fotos: Pablo Sarabia. 23/04/2020
Imprimir
Pantalla completa



El entusiasmo por la arquitectura y el diseño ha guiado el camino y el estilo de vida de Asia de Haro. Lo comprobamos al recorrer su vivienda sevillana –junto al palacio de Medinaceli, mirando a la encantadora plaza de Pilatos–, donde ha materializado su ingenio y sensibilidad por el arte y los muebles. Por supuesto, también los colores y el patrimonio histórico de la ciudad hispalense han sido una influencia determinante a la hora de decorar la casa y de embarcarse en una nueva aventura profesional en la antigua residencia familiar: la apertura del hotel Palacio Mármoles.

¿Qué marcó tu pasión por la arquitectura?
La carrera de mi padre, sin duda, que era profesor en Sevilla. De pequeña, podía presenciar las reuniones que organizaba con sus amigos, también arquitectos o artistas, en las que hablaban sobre las obras de grandes maestros como Le Corbusier, Wright, Mies, Utzon... Venían a casa y comentaban diapositivas de sus viajes, y aquel ambiente me parecía divertido. Llegado el momento, decidí matricularme en la Escuela de Arquitectura.

¿Cuál es el origen de tu vivienda?
Se trata de una construcción de los años 70, que fue promovida por el pintor Fernando Zóbel, Luis Medina y otros. Firmó el proyecto el arquitecto Rafael Manzano, antiguo maestro mío.

¿Qué muebles le dan personalidad?
En mi familia siempre ha existido un especial interés por el diseño moderno del siglo XX, pero también por lo antiguo, como las piezas austriacas Biedermeier, de finales del XIX. Esta pasión se percibe en mi casa, donde alterno mobiliario de distintos lugares con creaciones mías, cuadros de diferentes épocas...

¿Sevilla te inspira a la hora de decorar?
Mucho: su luz y color, las pequeñas plazas y las calles más desconocidas del casco antiguo, sus edificios y, sobre todo, el Real Alcázar.

Háblanos de Palacio Mármoles.
Es un edificio del s.XVIII que mis padres compraron cuando funcionaba como sede de unos laboratorios químicos. Estaba casi en ruinas y requirió una importante inversión a nivel estructural para devolverle los espacios originales. Afortunadamente, los artesonados estaban en buen estado y pudieron recuperar las pinturas de los techos y la escalera principal, así como el patio central. Hoy hemos querido conservar esta vivienda, donde pasé mi infancia, convirtiéndola en un hotel-casa de huéspedes muy exclusivo.

¿Y qué le hace especial?
Sus siete amplios apartamentos, muy bien equipados, que guardan el estilo de una casa sevillana para que el visitante se sienta como un vecino más de la ciudad. Además, encontrará rincones muy sugerentes que, como el patio con columnas de mármol y capiteles genoveses, protegido por Patrimonio de la Junta de Andalucía, le harán percibir la historia de la ciudad.

palaciomarmoles.com

Realización: Mercedes Ruiz-Mateos.



Ver más articulos