desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Una casa al norte de Portugal

En esta casa en el norte de Portugal, con interiorismo del estudio luso Oitoemponto, se han llevado a su máxima expresión los principios de la elegancia serena: acabados impecables, tonos sobrios y detalles
 especiales que marcan la diferencia.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Una prueba evidente del éxito de un interiorista es conseguir que sus espacios sean reconocibles. Ver una casa y saber, fijándose tanto en el conjuntocomo en las pequeñas cosas, quién la ha proyectado es algo de lo que sólo pueden presumir los mejores. Esto sucede con los trabajos de los interioristas Artur Miranda y Jaques Bec, del estudio portugués Oitoemponto, cuyo estilo se ha convertido en señade identidad de las nuevas tendencias en decoración del país vecino. En esta casa, el toque «oitoemponto», que ennoblece la atmósfera, se nota en los acabados y distingue sus detalles.

Los muebles, creados en su mayoría a medida y en formatos king size, contribuyen a redimensionar la percepción visual de los espacios, humanizándolos y haciéndolos más acogedores. Además de la amplitud, otra de las grandes virtudes de la casa que el estudio ha potenciado es la soberbia luz natural. Los ambientes se articulan de manera que disfrutan de una grata luminosidad ligeramente tamizada por el tejido de Larsen que da forma a las sencillas cortinas. Y es en este punto, en la elección de las telas, donde los decoradores ejercen un soberbio juego de texturas y tonalidades engamadas que enriquecen la decoración y ensalzan cada área
con notas de meditada calidez.

Además de los tejidos, que establecen un conjunto de tonos soft muy equilibrado, el estudio Oitoemponto ha introducido toques de atención en los materiales. La sorpresa llega de la mano de algunas paredes revestidas de mármol, otras de madera de cebrano o también con papel pintado de trama gruesa. Es una forma muy efectiva de remarcar la presencia de los  elementos constructivos, como ocurre con la escalera de acceso a la planta superior, cubierta de espejo y separada por una celosía de acero.

Para completar la escenografía se han elegido complementos y obras de arte que suben el nivel, delicados  adornos que endulzan la atmósfera con su discreta presencia y algunas piezas vintage colocadas estratégicamente –atención a las lámparas de latón dorado y pantalla de seda– que aportan singularidad y carisma. Así, Artur Miranda y Jaques Bec han reunido, en perfecta armonía, elementos de diferentes  procedencias que se funden dando lugar a una casa de interiores acogedores, con un sello inconfundible, y
que se asoma al exterior y a la luz con la discreción de quien se sabe portadora de buenas intenciones y mejores ideas.

Ideas de los interioristas
Estudio Oitoemponto (www.oitoemponto.com)
Predominio de los lisos. Tanto en las tapicerías como en las alfombras se ha huído de los dibujos estampados, salvo en contadas ocasiones. La riqueza de los textiles viene determinada por sus diferentes texturas envolventes y cálidas.
Luces con mucho efecto. La iluminación general se ha resuelto con focos dirigibles empotrados en los techos, dejando que sean las lámparas de pie y mesa las encargadas de crear atmósfera. Un aspecto en el que juegan un gran papel las pantallas de seda de distintos colores.



Ver más articulos