desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Málaga, España

Un casa fresca, delicada y sobria

Un clasicismo fresco y lleno de contrastes. El sello de la decoradora Adriana López-Barajas queda reflejado en su piso malagueño, paradigma del estilo que identifica a su estudio.

Realización: Mercedes Ruiz-Mateos. Texto: Míriam Alcaire. Fotos: Pablo Sarabia 15/10/2019
Imprimir
Pantalla completa



Lo que más le gusta de su casa a Adriana López-Barajas es el emplazamiento: a diez minutos del centro de Málaga y a caballo entre una urbanización de nueva construcción –donde reside mucha gente joven– y una de las barriadas más antiguas y exclusivas de la ciudad, El Limonar. Eso, y también el hecho de estar situada en una zona elevada, con abundante vegetación, que consigue que, pese a estar en una planta baja, el piso resulte ultraluminoso; además,  cuenta con una fantástica terraza-selva llena de grandes plantas verdes, que funciona de nexo entre el paisaje y los interiores, a los que traslada la sensación de frescor.

La vivienda estaba a estrenar: «Formaba parte de una de esas promociones estándar y, aunque era de nueva construcción, yo la reformé por completo para que no resultara una más y hacerla mía dándole la marca de mi estudio», nos comenta la interiorista. La distribución se respetó en gran medida, pero los acabados –el suelo de roble teñido, las carpinterías, las molduras...– se modificaron por completo. El resultado define al detalle el trabajo y personalidad de su dueña: refinado, con poco color, moderno, y muy cálido gracias a una iluminación cuidada, a los ornamentos de paredes y techos, y al empleo de tapicerías en tonos neutros y tejidos naturales. «Me canso pronto de los estampados y los colores fuertes. Por eso, suelo recurrir a ellos solo en pequeñas pinceladas», explica Adriana López-Barajas. Esa base discreta también se utiliza como fórmula para revalorizar elementos seleccionados por la decoradora: el conjunto de sillas antiguas del área de estar, el jarrón de alabastro o las litografías del artista japonés Takashi Murakami. Muebles, cuadros y piezas con valor sentimental ocupan un lugar de honor y rubrican el carácter único de esta casa malagueña rebosante de la luz del Sur.

Ideas del proyecto: 
Adriana López-Barajas www.adrianalopezbarajas.com

Elaborada pero sencilla. La deco huye del recargamiento y se han querido resaltar solo elementos con un valor especial, como las obras de arte o las piezas de familia.

Sobriedad atemporal. Un fondo cromático discreto se adereza con estampados y colores vivos, elegidos únicamente para los elementos pequeños y “efímeros”, como cojines, plaids, etc.



Ver más articulos