desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Una casa sostenible y ecológica

Camuflada en un denso robledal de la provincia de Segovia, esta casa es el paradigma de construcción sostenible, que compatibiliza un alto confort y la filosofía slow de vida en el campo. Es un proyecto de La Colombina y de García Germán Arquitectos.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Esta casa responde al impulso vital de una pareja que decide abandonar Madrid para residir en el campo. Con un fuerte deseo de evasión, aunque sin desvincularse de la gran urbe, la zona elegida, en la sierra de Segovia, es un lugar privilegiado por el entorno natural, «que nos permite trabajar aquí, pero ir a la ciudad con frecuencia», explica Tino de la Carrera, diseñador gráfico y dueño de este unifamiliar cuya construcción responde a principios de edificación sostenible. Se trata de la primera vivienda de una futura urbanización ecológica que, con casas diferenciadas unas de otras, responderá a una forma de vida esencial con paneles solares, huerto propio, fosa séptica y generación de energía mediante un sistema de biomasa sencillo que reduce hasta un 70% el consumo de gas y electricidad. El proyecto está firmado por García Germán Arquitectos y la promotora La Colombina.

La casa se montó como un mecano en muy poco tiempo, con placas prefabricadas de madera laminada.
Entre esta carcasa y la fachada ventilada hay 18 cm de aislante de lana de roca: «Es como un gran anorak que la mantiene abrigada», explica De la Carrera. En cuanto a los interiores, son diáfanos y flexibles para no obstaculizar las vistas y permiten modificar la distribución a voluntad. Y, por si fuera poco, su precio es inferior a una construcción tradicional. Es el sueño de la Arcadia hecho realidad.

LA COLOMBINA (lacolombina.es)
GARCÍA GERMÁN ARQUITECTOS (garciagerman.com)
Cien por cien madera. Su elección en las estructuras –placas prefabricadas de la marca KLH–, los suelos  paneles de virutas prensadas– y fachadas ventiladas responde a sus buenas cualidades técnicas (aislamiento, facilidad de montaje) y también a un concepto cultural de gran peso en el proyecto (calidez estética, reutilización...).
Respeto por lo tradicional. Se ha recurrido a la tecnología punta para elevar el confort, pero también a la   tradición local: la fachada de pino de Valsaín se trata con dos capas de lasures, un producto que penetra a poro abierto y protege la madera dejando que respire. Esta técnica era empleada en Segovia hace siglos y luego cayó en desuso.



Ver más articulos