desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Esta casa respira vitalidad y originalidad a partes iguales

La reforma de esta vivienda, obra del estudio Espejo & Goyanes, ha desembocado en una casa con espíritu abierto. Todo ello dentro de un ambiente atemporal, que combina con frescura un mobiliario de lo más ecléctico.

Realización: Beatriz Aparicio. Texto: Aránzazu Díaz Huerta. Fotos: Montse Garriga 21/02/2018
Imprimir
Pantalla completa



Convertir dos viviendas muy compartimentadas en una sola casa supone un reto en toda regla, sobre todo cuando hablamos de un edificio de los años cuarenta. Para enfrentarse a ello, las interioristas Cristina Espejo y Marta Goyanes, socias y fundadoras del equipo que lleva sus apellidos –antes Vade Studio–, decidieron proyectar una nueva distribución protagonizada por un amplio espacio abierto repleto de contrastes. La sensación al entrar en este ambiente es similar a la de recibir los primeros rayos de sol en un día de primavera: alegre, ligera, luminosa y llena de vida. Impresión que se repite en la planta superior gracias a las ventanas de Velux abiertas en los techos abuhardillados de los tres dormitorios.

Las paredes pintadas en un tono blanco satinado y los suelos de tarima talqueada, de la marca Sancos, constituyen la base perfecta para potenciar los pilares vistos y la escalera, todos de hierro lacado en un tono gris polvo muy en tendencia. También para comenzar a jugar con el mobiliario y la decoración. Piezas de anticuario encontradas en Francia, un sofá vintage de cuero frente a otro de terciopelo, detalles exóticos, guiños rústicos... Y todo ello, enmarcado dentro de una sobriedad que no pasa nunca de moda. La casa, ideada para alquilarse por días, es perfecta para satisfacer los gustos de inquilinos muy diversos mediante un estilo ecléctico que aúna vivacidad y una sobria contención.

IDEAS DE LAS INTERIORISTAS: Espejo & Goyanes (www.espejoygoyanes.com)

- Colores vivos. El mobiliario y el arte, en tonos azules, naranjas y verdes, salpican de optimismo la base neutra escogida para paredes y suelos, y también el gris de las estructuras y la puerta de entrada, realizadas a medida por un herrero.

- La iluminación combina lámparas puntuales y luz indirecta con un foseado de bombillas LED regulables en el techo. Estas últimas resaltan aún más el juego de aspas creado por las vigas que sustentan el espacio diáfano del salón-comedor.



Ver más articulos