desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un chalé decorado con elegancia y piezas singulares

La interiorista Belén Ferrándiz acertó de pleno con el restyling de esta casa. Su trabajo proporcionó la estética y carácter que los dueños buscaban: confort, elegancia, singularidad y detalles únicos.

Mª J. Revilla 08/02/2016
Imprimir
Pantalla completa



Tras años de búsqueda, los propietarios de esta casa dieron con el hogar que querían: un chalé en una zona residencial de Madrid que, si bien cuadraba con las dimensiones y distribución que necesitaban, tenía un algo que no les convencía. Ese «sí, pero no» se solucionó con el trabajo de la interiorista Belén Ferrándiz, que transformó la estética de los espacios para dar justo con lo que los dueños echaban en falta. «Todas las estancias –explica la decoradora– se han planteado para que las pudiese disfrutar la familia al completo: se les ha asignado una función bien determinada en el uso diario y se ha buscado que fuesen, sobre todo, acogedoras, prácticas y atemporales». Los acabados existentes recibieron pequeños toques que los convirtieron en elementos con mucho carácter y Belén Ferrándiz diseñó e ideó soluciones que aportaron personalidad. Así, la carpintería de sapeli se lacó en blanco –luce más moderna y luminosa–; la escalera se transformó con una barandilla rematada en latón y con el frontal de subida realizado por Tarimas de Autor con un panelado de cuarterones de madera lacada y espejo; y, sobre todo, las paredes del salón se convirtieron en una gran baza estética gracias al romántico mural pintado por la artista Johina García-Concheso.

Estas intervenciones se completaron con una decoración y una selección de elementos muy eclécticas. Muebles de la antigua casa familiar se combinaron con otros creados específicamente por la interiorista para este proyecto y hay una deliciosa miscelánea de piezas vintage, adquiridas en anticuarios y almonedas, alternadas con otras actuales. A su vez, merece especial atención el sabio uso de los textiles. Las alfombras –muchas colocadas superpuestas en un sugerente juego de texturas y estampados– se encargan de dar calidez a los suelos de mármol de Macael, en la planta baja, y de madera de jatoba, en los dormitorios, y, además, actúan como factor crucial en la distribución de los distintos ambientes del salón. A esta ordenación espacial también ayudan, y mucho, los tejidos elegidos para las tapicerías. Y es que, como comenta Belén Ferrándiz, «cada detalle cuenta para crear buen ambiente». No podemos estar más de acuerdo.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: Belén Ferrándiz (www.belenferrandiz.com)
- La iluminación ambiental se proyectó pensando en crear diferentes escenarios, siempre con reguladores de intensidad para contar con la luz más idónea a cada momento y necesidad.
- Tejidos. Además de la sofisticada mezcla de colores lograda, terciopelos, chenillas y sedas generan una atmósfera ultracálida y acogedora. En determinadas paredes, como en el comedor o el dormitorio principal, se acompañan de papel pintado con textura de tela. Una alianza fantástica.



Ver más articulos