desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Un ático con el glamour años 40

En este ático madrileño, el decorador Javier Castilla y su equipo Reforma de Obra aplicaron la fórmula de los filmes americanos de aquella época: espacios continuos, amplios, para un decorado sereno, chic y ¡tan coqueto!

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Desde el primer día que el interiorista Javier Castilla aceptó el proyecto de este piso, supo que la principal mejora consistiría en modificar su distribución, para olvidar un esquema estándar, demasiado compartimentado. Así se dejaría paso a una organización más diáfana, que ofreciera una sensación de mayor libertad, más actual, y ganando luminosidad. Por eso, ideó un único espacio donde se integran todas las áreas comunes, incluido el vestíbulo, así como unas escaleras voladas que conducen a una planta superior.

En palabras del arquitecto, «un modelo espacial inspirado en el cine clásico de los años 40, donde el espectador controla casi todo el interior de la vivienda al primer golpe de vista».

El nivel de acabados fue otra de las decisiones más relevantes. La cuestión era crear una caja neutral, austera y geométrica, que diera lugar a una base homogénea pensada para lo que iba a ser la decoración, de contenidos mucho más caprichosos. Por eso se empleó una pintura plástica de gama blanca para techos y tabiques, un tono luminoso que recorre también las nuevas puertas de paso y los armarios.

La nota cálida corrió a cargo de la tarima flotante de roble envejecido y de las alfombras de pura lana portuguesa, que enmarcan la mayoría de los ambientes de los que dispone la vivienda.

Para la decoración, Javier Castilla y su estudio de interiorismo, La Tienda de Reforma, eligieron una base en tonos visón que se anima después con detalles en morado, lima o azul. Los pequeños golpes de negro y oro junto con las siluetas de los muebles estilo años 40 logran un ambiente de película.

IDEAS DEL PROYECTO: Reforma de Obra (Tel.: 913 090 785)
- Secretos en los techos. Los techos lisos presentan juegos geométricos a distintas alturas para ocultar el sistema de aire acondicionado y algunos focos de luz, como en el caso del comedor. De este modo, se consigue una iluminación más íntima y algo de misterio.
- La carpintería, en exclusiva. Se realizaron nuevas puertas de paso, lacadas y con un dibujo en cuadrícula de tableros, que sube el nivel estructural de la vivienda, lo mismo que la escalera, una pieza volada y con barandilla, de Javier Castilla, que asoma por un semitabique.



Ver más articulos