desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Visión contemporánea del estudio McA Arquitectura y Urbanismo

La piedra blanca de la fachada realza las esculturales líneas rotundas de esta casa madrileña. En el interior, las espectaculares proporciones de las áreas comunes se complementan con un estudiado recogimiento en las habitaciones.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Las óptimas condiciones topográficas del terreno, una parcela sin desniveles de 2.500 m2, facilitaron el proceso de construcción de esta vivienda. Sonia Alonso Pardo y José Carlos Martínez-Cubells Yraola, componentes del estudio McA Arquitectura y Urbanismo, idearon en el centro de la pradera un bloque compacto de piedra caliza con grandes huecos que alcanzan la cubierta y que, atendiendo al deseo de los propietarios, sirven para comunicar el jardín con las diferentes estancias de la casa.

En el interior predominan los espacios abiertos, conectados visualmente incluso entre las dos alturas que forman la vivienda. En la planta baja, un distribuidor, que gira en torno a un patio central cuadrado, organiza la superficie: por un lado se localiza un ala independiente de descanso, con habitaciones de invitados y la suite principal, y por el otro, las áreas sociales y la cocina.

El salón es, sin duda, la estancia más espectacular de esta planta: su doble altura y las cristaleras de suelo a techo que parecen introducir el paisaje en el decorado argumentan esta sentencia. La teatralidad se acentúa aún más con una pasarela metálica que atraviesa elevada la estancia. Se trata de un pasillo volado que, en el piso superior, conecta la zona de gimnasio, situada justo encima del comedor, con la biblioteca, que se asoma al salón. En la segunda planta, de menor superficie que la baja, además de estas dos estancias, se ubican los dormitorios de los hijos, los vestidores —independientes— y dos salas de estudio.

El resultado final es un escenario luminoso y de estética homogénea, con la piedra negra y la madera como únicos revestimientos, que esconde además un avanzado sistema domótico adaptado a los nuevos estilos de vida. En definitiva, el marco idóneo para crear un interiorismo sobresaliente con firmas de diseño italiano. Por eso, los dueños contactaron con la empresa Gunni para el equipamiento del mobiliario. La elección, piezas de líneas sobrias, de escasa altura y con acabados de pura tendencia —como las tapicerías de topos, la piel blanca o incluso el metacrilato coloreado— que se reparten por el espacio sin interrumpir la visión de conjunto o agobiar la atmósfera, aunque, eso sí, aportando un toque de actualidad a todas las habitaciones.



Ver más articulos