desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

La casa de Lorenzo Meazza ¡Buon Natale!

Cuando llega diciembre, la casa del interiorista Lorenzo Meazza vive una época dorada. se transforma en un cuento de navidad, el lugar donde él y sus hijas fusionan su talento artístico y la pasión por la decoración.

Mónica Corredera. Fotos: Pablo Sarabia 20/11/2018
Imprimir
Pantalla completa



Para mí, la Navidad es una época de sorpresas. Y también un mix de momentos felices y melancolía por todo lo que se va perdiendo con el tiempo».  Así explica Lorenzo Meazza, responsable de interiorismo de Ikea España, sus sentimientos encontrados en estos días tan especiales. Después de pasar dos décadas fuera de su Italia natal en diferentes ciudades europeas, ha encontrado su sitio en Casa Mirabelle. A las afueras de Madrid, en el campo, está su vida hoy, en una vivienda abierta, cálida y acogedora. Y junto a sus dos hijas, Stella y Allegra, disfruta enormemente convirtiendo su hogar en protagonista de unas fiestas navideñas llenas de luz y de magia, el escenario perfecto para una fascinante representación.
Tu casa es para ti...
Un miembro más de la familia. Casi un ser vivo que participa de nuestro día a día, que nos ayuda y nos hace sentir bien. Hace dos años y medio que vivimos en Casa Mirabelle y ponerle nombre ha sido como humanizarla. Yo la siento como a alguien a quien debo cuidar y a quien tengo que escuchar.  
¿Cómo definirías su estilo?
Realmente no me reconozco en ningún estilo, por lo que huyo de las clasificaciones. Mi casa muestra más bien un estado de ánimo. Es acogedora, relajante, cambiante... es muy Lorenzo. Más que bonita, emite buenas vibraciones.
¿Hay mucho de Ikea en ella?
¡Muchísimo! ¡Y todo mezclado! La decoración se compone de pasiones. Te enamoras de los objetos, de los diseños; algunos mejores y otros peores, más o menos caros, de aquí y de allá. Yo con los muebles tengo historias de amor y, en este sentido, Ikea es una fuente de inspiración continua.
¿Cuándo disfrutas más tu hogar?
Desde que estoy aquí, salgo mucho menos. Además, mi forma de vivir la casa cambia mucho con las estaciones. En cada etapa tengo un lugar especial para disfrutar. Mi reto está en crear rincones favoritos donde pasar buenos ratos.
Háblanos de cuáles han sido las líneas maestras para decorar Casa Mirabelle.
Al principio tenía la obsesión de llenarlo todo de luz. Venía de un piso en la ciudad con colores oscuros y buscaba una sensación luminosa y clara. También deseaba crear estancias polivalentes. En la cocina, por ejemplo, además de preparar la comida, se puede comer, compartir o trabajar. Trato de mantenerme al margen de las tendencias. Prefiero partir de una emoción, una sensación, e intentar escuchar al espacio, darle su propia identidad.
¿Tus favoritos de Ikea?
Soy fan de las ediciones limitadas. Como Gratulera, una colección que celebra los 75 años de la firma reeditando sus piezas icónicas.
¿Decoras en Navidad de forma especial?  
¡Por supuesto! Me encanta recrear una historia, vestir la casa de cuento. Uno descubre entonces que tiene posibilidades inesperadas. Adoro empezar pronto con la deco navideña para así disfrutarla durante más tiempo, y buscar cada año un nuevo matiz que añadir, una variación que la haga diferente.
¿Qué significan estas fiestas para ti?
La magia de la luz. La casa se transforma en un lugar espectacular, brillante. Me gusta celebrar  las navidades y trato de crear momentos para el recuerdo con la familia y los amigos.
¿Y tus hijas? ¿Comparten tu misma pasión por el interiorismo?
Ambas tienen un sentido estético muy desarrollado, quizás heredado o quizás aprendido. Por mi parte, he tratado de involucrarlas al decorar la casa como una manera de desarrollar su creatividad, su imaginación. Saben que hay que buscar la armonía del conjunto. Pero me gusta que entiendan que en esto, nada es para siempre. 

Realización: Mercedes Ruiz-Mateos y V. Eugenia Cienfuegos. 



Ver más articulos