desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Girona, España

Una moderna casa de campo

Esta vivienda de aires brutalistas se deja mimar por la vegetación exterior y guarda dentro las esencias rurales del Empordà, interpretadas por la decoradora Bárbara Aurell. 

Concha Pizarro 18/06/2018
Imprimir
Pantalla completa



A medio camino entre el mar y el bosque, esta vivienda de líneas cúbicas en Sant Feliu de Boada (Girona) engaña. Sus formas racionalistas acogen una vida interior de materiales autóctonos y fibras naturales, mientras que la fachada se cubre de listones de madera y placas de material cerámico. Y como colofón, la naturaleza, que envuelve y se cuela por los muros.

La casa, obra del arquitecto Damián Ribas, está pensada para que sus propietarios –un matrimonio con tres hijas– disfruten al máximo del exterior. Tiene zona para desayunos de relax, rincones de lectura exterior, comedor de verano, la hamaca para la siesta –el verdadero objeto de deseo– y una pérgola chill out donde prolongar la noche. En verano, todo pivota alrededor de este espacio, que guarda una gran armonía estética con el salón interior y el porche anexo. La interiorista Bárbara Aurell, del estudio Espacio en Blanco, replicó textiles, muebles y materiales dentro y fuera para conseguir una línea de continuidad infinita.

En los muebles se ha buscado ligereza y movilidad. Muchos se adquirieron en anticuarios y artesanos de la zona, otros se encargaron a medida y algunos son grandes hitos del diseño del s.XX. De repente, nos sorprenden destellos de Charles & Ray Eames, Harry Bertoia, Tom Dixon... Los tejidos son linos naturales mezclados con las tradicionales telas de lenguas mallorquinas en tonos tierra, azules y verdes. Los colores se buscaron intencionadamente neutros para que la casa parezca distinta cada día y en cada estación, según varía la cantidad de luz solar que recibe. Y en los revestimientos, también se optó por buscar un efecto de camuflaje con el entorno que incrementa la sensación de descanso, porque todo aquí está pensado para vivir en calma.

IDEAS DEL PROYECTO: Bárbara Aurell espacioenblancoestudio.com

- El reto. Diseñar una casa para una familia muy urbanita, a la que le encanta disfrutar del campo y de su colección de obras de arte.

- La armonía de mobiliario y colores ayuda en gran manera a diluir la frontera entre interior y exterior, logrando un todo estético que amplía el espacio.

Realización: Olga Gil-Vernet. Fotos: Montse Garriga



Ver más articulos