desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un artístico piso madrileño

La organización de este centenario piso madrileño hace que brille con luz propia una interesante selección de obras de arte actual. La ambientación pausada y sin estridencias hace el resto.

Nuevo Estilo 15/09/2016
Imprimir
Pantalla completa



El ideal de una casa como proyección de la personalidad de quienes la habitan, de sus gustos, filias e intereses tiene un buen ejemplo en este piso del centro de Madrid. Aquí vive, durante sus estancias en la capital, una joven directiva de la gaditana Fundación NMAC, dedicada al arte contemporáneo, y su familia. Las razones para alquilar esta vivienda tuvieron mucho que ver con el espacio y la luz óptimas para gozar de las creaciones artísticas.
El interior, en un edificio centenario cuidadosamente rehabilitado, es espectacular, de dimensiones generosas y con abundantes elementos arquitectónicos que le dan estilo y elegancia. Pero, sobre todo, dispone de grandes paredes y de una organización espacial, con habitaciones que se abren unas a otras a través de amplias correderas, que permiten contemplar las obras de arte con el esplendor y la perspectiva propios de una galería profesional.

La relación que la propietaria mantiene con los artistas hace que las fotografías, las instalaciones, las esculturas o los dibujos presentes en la casa vayan más allá de la mera colec- ción: «El arte contemporáneo hay que entenderlo por encima de su forma material: es un elemento de unión, un aglutinante dinámico, una actividad que debe producir vínculos con la sociedad de hoy». Estos lazos, forjados con distintas fórmulas y lenguajes, crean también una atmósfera cosmopolita, de riqueza multicultural.

A ello contribuye el que los autores, en su mayoría nacidos en las décadas de los sesenta y los setenta, tengan una consagrada trayectoria internacional, mientras que sus lugares de nacimiento se reparten por todos los rincones del mundo: de Taiwan a México o Argentina, de Argelia a Escandinavia o España, de Serbia a China.
Y de esta visión globalizadora participa a su vez el mobiliario seleccionado –pocas piezas y de volúmenes mesurados–, donde junto a íconos del diseño del s. XX encontramos interesantes y divertidas propuestas de reciclaje y muebles de líneas depuradas. Todos ellos sobre mullidas alfombras de tonos suaves que, con las paredes y los techos blancos, consiguen espacios neutros, cajas impolutas que ceden el protagonismo al arte. No podía ser de otra manera.
IDEAS DEL PROYECTO
- La distribución de las zonas comunes. La sucesión de espacios comunicados se ha aprovechado a la hora de ubicar las piezas de arte. De este modo, se consigue disfrutar de ellas a una distancia apropiada. Por ejemplo, la instalación del mexicano José Davila que está en el comedor se puede apreciar desde el salón del fondo. Lo mismo ocurre a la inversa, con la fotografía en blanco y negro, de gran tamaño, de Santiago Sierra.
- Mobiliario y detalles singulares. Son piezas muy escogidas: desde las firmadas por el artista Michael Lin a los muebles de mitos del diseño del s. XX o los aparadores de serie limitada producidos por la exquisita marca David Lange.



Tags: Arte y Madrid.
Ver más articulos