desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso decorado con armonía y equilibrio

Nada falta ni sobra. El sello de la decoradora Luisa Olazábal se reconoce en esta casa de la capital rehabilitada por su estudio. Belleza funcional, sutileza y unas gotas de glamour son los ingredientes de un cóctel bien medido.

Realización: Mercedes Díaz de Rábago. Texto: Miriam Alcaire. Fotos: Pablo Sarabia 19/12/2017
Imprimir
Pantalla completa



Los propietarios de este piso, una pareja joven con niños, han cumplido un sueño: disfrutar de una casa con una distribución y una decoración acordes a sus necesidades familiares. Confiaron la reforma al estudio de interiorismo de Luisa Olazábal por su estilo atemporal, y por la armonía y equilibrio entre el aspecto funcional y la estética que persigue en todos sus proyectos. Tras el consenso y la participación activa de los propios dueños, se optó por un planteamiento abierto del espacio, pero con estancias bien delimitadas. Como punto de arranque se tomó la división entre el hall de entrada y el comedor. Una original estructura de pared y puertas de hierro latonado lo ha optimizado y convertido en uno de los puntos fuertes de la vivienda. Además, una “caja” en el centro esconde un pequeño aseo de invitados que pasa totalmente inadvertido y al que se accede a través de una puerta oculta de espejo envejecido.

La cocina es una family room despejada y muy práctica, con zona para comer. Se encuentra a uno de los lados de esta área inicial. En la opuesta, un doble salón ocupa el centro de la planta. Es un lugar de paso hacia los dormitorios compartimentado en dos ambientes, uno más sobrio y sofisticado, otro más familiar con un gran sofá dispuesto en L que invita a charlar o ver la televisión. Y como elemento fronterizo, una chaise longue roja entre las dos áreas añade una nota vivísima en una paleta de color dominada por los tonos neutros y muy suaves, garantía de éxito seguro.

Sin embargo, la gama cromática no siempre es tan discreta. En estancias especiales se arriesga (y de qué manera) echando mano de colores arrolladores, como sucede en el comedor principal. Lo inunda el dorado, una excepción que confirma la regla: el toque de exceso pone un contrapunto imprevisto, rompiendo así la serena pauta decorativa con un magnífico efecto sorpresa. La belleza arquitectónica de la vivienda –de techos elevados y paredes rematadas con molduras de escayola con tachuelas en relieve– realza esta puesta en escena tan fresca como refinada.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: LUISA OLAZÁBAL (www.luisaolazabal.com)

- Armonía deslumbrante. La clave estética se asienta en piezas de gran personalidad, acabados luxury y un mix que sorprende.

- Sensuales textiles. Su calidad y textura enriquecen los espacios. Muebles tapizados, ropa de cama, cojines y cortinas los llenan de contenido: tejidos esenciales y delicados como el lino o espléndidos como el terciopelo ponen pasión y sutileza.

- Escultura, pintura y fotografía. El arte contemporáneo tiene gran presencia en la casa, bien como elemento diferenciador en algunas zonas –el hall– o plenamente integrado.



Ver más articulos