desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona, España

Un piso decorado con un sabio eclecticismo

En este piso de Barcelona, la interiorista Cristina Ramos ha interpretado un brillante mestizaje de piezas en las dosis justas. Su marcado ritmo de base clásica trufado de notas vibrantes contagia energía y buen humor.

Nuevo Estilo 25/10/2017
Imprimir
Pantalla completa



Alma clásica y corazón ecléctico, abierto a estilos decorativos muy diversos. Así se podría definir este piso situado en una finca regia en pleno Eixample barcelonés.

La casa, aunque actualizada, conserva bellísimos elementos arquitectónicos, realzados gracias a una respetuosa restauración llevada a cabo hace unos nueve años. Todas las puertas y también las molduras que ornamentan paredes y techos son las originales.

Pero la joya de la corona es el pavimento de baldosa hidráulica, muy característico de las viviendas de Barcelona a principios de siglo XX. ¿Cómo conservar esa esencia y dotar el interior de un estilo funcional, moderno y audaz? La respuesta vino de la mano de sus actuales y creativos inquilinos.

Cristina Ramos, directora de arte y diseñadora de interiores, con la colaboración de su marido, el fotógrafo Txema Yeste, se ocupó de la decoración de los espacios. Con una visión integradora, ha convertido cada estancia en un espacio único salpicado de influencias múltiples –los años 70, el art déco, el neoclasicismo, la bohemia, el estilo industrial–. Las soluciones destilan numerosos guiños a estos referentes culturales de la pareja. Pero, sobre todo, priman los criterios funcionales.

¿Cuáles han sido estos? Cristina Ramos los resume a la perfección: «Comodidad, materiales de calidad... ¡y un puntito de rock’n roll!».

IDEAS DE LA INTERIORISTA: CRISTINA RAMOS (Tel.: 661 857 771 www.ateliercristinaramos.com)
- Fuentes de inspiración. El estilo es muy ecléctico y está influido por fuentes culturales muy distintas. Los muebles son casi todos vintage, de entre los años 40 y 70, y se han mantenido elementos estructurales originales.
- Una máxima: la calidez. Conseguida con una iluminación que crea ambientes íntimos y acogedores. Solo hay luz cenital en el comedor; en el resto de la casa se ha utilizado indirecta con lámparas de pie y mesa.
- Jugar con los contrastes. En algunas habitaciones se rompe intencionadamente el ambiente sosegado aportado por los colores suaves con elementos que añaden dramatismo, como el papel pintado en tonos oscuros del comedor.



Ver más articulos