desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Estocolmo, Suecia

Elegancia acogedora en un piso de Estocolmo

En su piso de la capital sueca, la interiorista Louise Liljencrantz ha creado un hogar tan sereno como exquisito, empleando pocos colores, abundancia de texturas, diseño propio y piezas icónicas del siglo XX.

Fran Muñoz IG: franyerga 25/09/2017
Imprimir
Pantalla completa



Todos los amantes de la decoración fantaseamos con espiar el hogar de los interioristas. Saber cómo configuran ese hábitat tan personal, sin tener que atender a las peticiones de sus clientes y solo teniendo en cuenta sus necesidades y gustos. Hoy tenemos el placer de poder colarnos en uno de ellos. En el corazón de Estocolmo, en el barrio de Brahegatan, la interiorista Louise Liljencrantz, responsable del estudio Liljencrantz Design, se enamoró de un piso situado en un edificio construido en 1883 para establecerse junto a su marido y sus dos hijas, Lykke y Nike. Su luz y sus molduras, chimeneas, carpinterías y suelos originales captaron su atención y desde el primer momento supo que quería conservarlos.

Tras una respetuosa labor de restauración, llegó el turno de la decoración. La interiorista decidió mantenerse dentro de una paleta de colores muy limitada (gris, beige, blanco y verde, con pequeños toques de negro), y aportar carácter empleando con profusión las texturas. Como en la mayoría de sus proyectos, Louise diseñó algunas piezas a medida, para que se adaptaran perfectamente al espacio, y las combinó con pesos pesados del diseño, como la mesa de centro Alanda de Paolo Piva, las lámparas de Serge Mouille y las sillas de Jonas Bohlin y Peter Hvit, por nombrar algunos. El resultado es sereno, con un lujo sutil, tan elegante como acogedor.

www.liljencrantzdesign.com
Fotos: Erik Lefvander



Ver más articulos