desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso familiar elegante y con una decoración impecable

Cautiva por su elegancia atemporal, plena de sofisticación. Las interioristas Marta Rafecas y Reyes Pérez Renovales son las artífices de la exquisita puesta al día de este piso en Madrid.

Míriam Alcaire. Fotos: Pablo Sarabia. 17/01/2020
Imprimir
Pantalla completa



Una vivienda amplia, para recibir y compartir muchos momentos con su numerosa familia. Una casa clásica, pero moderna. Funcional –donde se pudieran utilizar todas las dependencias asiduamente–, aunque sin olvidar en ningún momento el aspecto estético. Y con luz natural en grado superlativo. Toda una batería de deseos trasladada por los propietarios de este magnífico piso a las interioristas que habrían de hacerlos realidad: Reyes Pérez Renovales y Marta Rafecas. Ellas se encargaron de remodelar los interiores del inmueble, situado en un selecto barrio de la capital.

Partían de una base excelente. Ideada por el arquitecto Gutiérrez Soto, la vivienda se encontraba en muy buen estado y presentaba un bellísimo contenedor, mucho espacio y una magnífica distribución. Por ello, el trazado en planta apenas se tocó; únicamente se realizó una pequeña reforma conservando la esencia clásica y manteniendo los elementos estructurales originales. Así, se reparó el suelo de madera y también los cerramientos; las paredes de las zonas de recibo se pintaron con laca mate y con pintura plástica el resto; en los dormitorios se empapelaron algunos paramentos... Sin embargo, la verdadera transformación se logró gracias a una cuidadísima decoración que realza, y hace brillar incluso, las áreas de paso.

«Buscábamos una mezcla de piezas antiguas –algunas de ellas recuerdos de familia, como el busto de la entrada y el espejo dorado del distribuidor, que integramos a la perfección– con muebles modernos de diseño y otros nuestros que resultan totalmente atemporales. Esa combinación tan diversa ha aportado personalidad y frescura», explica Marta Rafecas.

El arte es un elemento eminentemente diferencial en la casa. Tanto los dueños como las interioristas querían incorporarlo a la decoración con naturalidad y dándole su valor real, pero sin recargar los ambientes. Esto se consiguió gracias a una gran limpieza cromática y a la liviandad de los espacios. Los colores principales son los neutros, especialmente aquellos que potencian la luz. Los toques más vivos se han introducido sutilmente a través de complementos como los sobres de las mesas auxiliares, las pantallas de lámparas y, por supuesto, los cojines, plaids o cortinas. Porque el uso de textiles es un sello característico de los interiores. «Hemos elegido telas de gran calidad: lino, terciopelo, seda... Predominan los lisos con textura en los muebles tapizados, y los estampados de flores o geometrías en almohadones y cortinas» concluye la decoradora. En resumen: los cánones estéticos del clasicismo más sofisticado  quedan resumidos en esta preciosa vivienda urbana. ¡De diez!

IDEAS DEL PROYECTO: Reyes Pérez Renovales y Marta Rafecas reyesperezrenovales.com

Amor al arte. Luminosos espacios y belleza arquitectónica son el mejor fondo expositor para las obras contemporáneas aportadas por los propietarios.

Elegancia liviana. Muebles clásicos, conocidas piezas del diseño moderno y otras ideadas por las interioristas componen un mix armonioso y ligero.

Realización: Beatriz Torelló. 



Ver más articulos