desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un piso recien reformado

Esta casa madrileña es fruto del trabajo en equipo del arquitecto Ricardo Elizondo y la interiorista María Lladó, que consiguieron hacer realidad el deseo de sus propietarios: espacios modernos, acogedores e inundados de luz. Todo un canto a la comodidad y la belleza.

Nuevo Estilo 05/01/2017
Imprimir
Pantalla completa



La historia de esta vivienda lleva detrás mucho tiempo, dedicación y la eficaz labor conjunta de la gran familia que formaron los dueños junto con el arquitecto Ricardo Elizondo y la decoradora María Lladó, responsable del interiorismo.

Situada en una colonia residencial de la zona norte de Madrid, la edificación, de los años 60, con un patio ajardinado, era una magnífica opción. Sin embargo, su anticuada tipología, el estado de la finca y los gustos de los propietarios influyeron en la decisión de construir desde cero, sin mantener ningún elemento del inmueble original.

Los criterios aplicados al proyecto fueron muy claros: querían una casa amable y acogedora. Para ser vivida. Con zonas comunes amplias, pero, a la vez, extraordinariamente cálidas. Y sobre todo, que mantuvieran plena independencia entre ellas. El resultado fue este unifamiliar de interiores generosos, bien distribuidos y despejados, pintados en tonos blancos y con suelos en Polidurit claro que intensifican la espléndida luz natural que reciben. De hecho, el salón es la pieza clave de la casa por su amplitud y también por su especial localización, con ventanales abiertos al patio ajardinado.

Arquitecto e interiorista trabajaron para conciliar con maestría los conceptos de belleza y utilidad. Esta suma de esfuerzos se refleja en la fluida distribución, en la elección de revestimientos y en otros aspectos esenciales como la iluminación, con focos tipo cine o lámparas articuladas.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: MARÍA LLADÓ (Tel. 616 465 486. www.mariallado.com)

- Zonas comunes amplias. Con buena comunicación, pero con la independencia suficiente para marcar las distintas funciones que cumplen. Las separaciones evitan tabiques o puertas y se recurre a cortinas, muebles, acristalamientos...

- Gamas de color. La interiorista baraja una paleta de tonalidades –berenjena, mostaza, pruno...– que se hallan entre sus favoritas para proporcionar dinamismo, vivacidad y un toque singular a los espacios.

- Apuesta por el arte. Antigüedades, muebles y recuerdos familiares, piezas icónicas que rinden tributo al diseño del siglo XX y un guiño a los años 60-70 son referencias culturales que dejan su impronta en la decoración.



Tags: Madrid, Piso y reforma.
Ver más articulos