desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

PUREZA VISUAL

La simplicidad de líneas y conceptos caracteriza este proyecto madrileño del estudio A-cero. Un gran cuerpo de hormigón que se abre al exterior a través de muros ventana, y se desgaja en amplias y funcionales estancias, decoradas sobriamente por Grupo Cosmic.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Desde el estudio A-cero, con el arquitecto Joaquín Torres a la cabeza, definen esta vivienda unifamiliar como «un juego escultural de líneas limpias y volúmenes perfectos». Vista desde fuera, una fachada de hormigón compone la edificación como una serie de formas geométricas sencillas. El desnivel de la parcela ha servido para diseñar una construcción en dos plantas: el sótano —con spa, bodega y zona de servicio— y un piso principal donde se desarrolla la vida de la casa y por el cual se accede a ella. En él se hallan las zonas comunes —salones, comedor, cocina y office—, la parte más privada de dormitorios y una serie de áreas exteriores y porches que se abren a la piscina.
En los espacios interiores todo está pensado al milímetro. Cada muro y cada detalle reflejan el cuidado y estudiado trabajo que hay detrás, en una labor de interiorismo conjunto entre el propio estudio A-cero y el equipo de Grupo Cosmic, representado por Belén Domecq. Destaca la elección de los materiales, que determinan con su calidad y sencillez una elegancia y sobriedad muy efectivas. Todo el suelo de la casa está pavimentado con una tarima de roble fumé de Detarima, incluidos cocina y cuartos de baño. Con su tono oscuro, contrasta con la blancura de las paredes y marca una dualidad cromática que se convertirá en una constante en todos los espacios de la vivienda.
Grises, wengé y chocolate resaltan frente al blanco y añaden un plus de confort, potenciado por un mobiliario diseñado y realizado en su mayoría para la ocasión. Los muebles y detalles se siguen rigiendo por las mismas tonalidades e igual voluntad de sencillez y funcionalidad, lo que contribuye a centrar la atención en uno de los grandes reclamos de la construcción: el exterior. En él destacan una sucesión de porches y una espectacular pérgola bajo la que se ha instalado una zona chill out que se asoma a la piscina. Ésta es un modelo de vaso desbordante, pavimentada, al igual que todas las áreas exteriores, con un granito gris abujardado muy en sintonía con el hormigón de la fachada. Los grandes ventanales también rinden culto a los espacios exteriores y permiten una contemplación casi constante del jardín, un proyecto de Benavides Laperche.



Ver más articulos