desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Un piso en Bilbao reformado

El arquitecto de interiores Mikel Larrinaga reinterpreta en clave actual este viejo piso bilbaíno. Bajo una paleta extraserena, un listado de muebles vintage y guiños retro aportaron altas dosis de charme.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Paseando por el Casco Viejo de Bilbao, uno fantasea con lo que esconderán los imponentes balcones de las fachadas que trazan la tipología del barrio. Precisamente, uno de sus edificios neoclásicos, obra del conocido arquitecto bilbaíno Juan Bautista Belaunzarán, acoge el piso de la diseñadora de alta costura Mercedes Alameda, una de las fundadoras de Paredero Quirós. Al rehabilitarlo, la dueña quería dar con la fórmula para extraer todo el encanto de la estructura y, al mismo tiempo, dotarla de unas notas contemporáneas. Por eso, contactó con el interiorista Mikel Larrinaga.
Experto en recuperar este tipo de viviendas, ha aplicado una receta muy actual: «Queríamos transmitir autenticidad. Por eso, picamos algunas paredes destapando el ladrillo para dar fuerza industrial a la casa y eliminamos el falso techo, consiguiendo así más altura y dejando a la vista las viejas vigas torcidas. Después, teñimos toda la caja de color blanco con el fin de ganar luz y darle un sentido homogéneo y armónico». Para lograr un éxito rotundo, Mikel Larrinaga también cuidó al detalle la selección de calidades, colores y acabados.
Se reprodujo la antigua carpintería pintada y en el suelo se instaló una tarima de roble, a la que se le dio una mano de aceite mate que suaviza su color y aporta un cierto aire nórdico. De esta manera, se creó un entorno muy pulcro y repleto de claridad. Tampoco dudó a la hora de elegir tonos neutros para los tejidos. Así, la luz y las siluetas de los muebles vintage, absolutos protagonistas de los espacios, junto a lámparas del siglo XX y divertidas tipografías de colores, componen un atmósfera que destila personalidad ycalidez.
IDEAS DEL INTERIORISTA
MIKEL LARRINAGA
(www.mikellarrinaga.com)
Arquitectura al desnudo. Las paredes muestran ahora el ladrillo visto y se eliminó el falso techo para ganar altura: «Con la pintura blanca se borraron imperfecciones y se camufló la inclinación de algunas de las vigas».
Estancias organizadas. Todas las zonas comunes comparten espacio para lograr un aspecto de loft neoyorquino y conseguir una fluida comunicación visual. Cada área queda definida con vanos, pilares, muebles y, sobre todo, textiles.
Caldear la atmósfera. En el dormitorio el color nieve ha sido sustituido por un tono visón que sube la temperatura en los días grises de Bilbao. Las alfombras sobre el suelo de roble añade más grados a la vivienda.     



Tags: Bilbao, Piso y reforma.
Ver más articulos