desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Renovarse y vivir

De casa obsoleta y oscura a espacio abierto y flexible en el que la luz fluye ahora sin cortapisas. Una perfecta metamorfosis con la que el estudio 2 Arquitectos ha creado en Madrid un piso moderno donde el ecléctico mobiliario aporta el apetecible confort.

Ana Isabel Hernández 30/09/2016
Imprimir
Pantalla completa



Son especialistas en reformas y con esta vivienda hicieron un excepcional trabajo. El estudio madrileño 2 Arquitectos se enfrentaba a una casa –en un edificio de finales de los setenta cercano al Paseo de la Castellana– en mal estado, oscura y excesivamente compartimentada. Manos a la obra, pues. 

Lo primordial fue derribar todo el piso por dentro y plantear una nueva distribución, más diáfana, aprovechando los 200 metros de la planta cuadrada e incorporando dos terrazas. Se creó así un amplio salón-comedor abierto al hall y a una sala de estar que hace, a su vez, de nexo con la cocina. En el área más privada, dos dormitorios infantiles y uno de servicio, con sus cuartos de baño, y una suite principal.

Se creó asimismo un fondo neutro, con los colores claros de paredes y acabados animados por certeros golpes de color. Como el que proporcionan el parqué danés original de la casa, acuchillado y teñido en varias manos de negro satinado –para cocinas y baños se ha optado por una piedra abujardada–, o el revestimiento continuo de micromortero negro Mortex, de Beal International, en el interior de la ducha y el faldón de la bañera. Un sofá en un vivo azul o el mostaza que salpica cojines, lámparas y asientos ponen también su granito de arena en el contraste cromático. En cuanto al mobiliario, no hay reglas: clásicos del diseño se alternan con funcionales piezas –muchas, como las librerías del salón, creadas ex profeso por los arquitectos– en un juego que aporta dosis extraordinarias de calidez.

IDEAS DEL PROYECTO: 2 arquitectos (www.2arquitectos.com)

- Elementos con personalidad. Leticia Basal y Sergio Olazábal, del estudio de arquitectura, diseñaron una pared móvil de lamas de madera, que permite separar o conectar el salón y el cuarto de estar a deseo. Asimismo, aprovecharon el cobre de la chimenea que había inicialmente en la casa para hacer con él una puerta en el hall.

- Luz natural... artificial. Para contrarrestar la poca luminosidad de la cocina, se instaló un lucernario ficticio –con la campana, de Pando, integrada– que simula la luz del día. El resto de la iluminación se ha resuelto con lámparas puntuales y focos LED.



Ver más articulos