desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Costa Brava, España

Emociones sencillas y tonos naturales en una casa de vacaciones

Entrar en este refugio de vacaciones produce un efecto relajante que tiene su origen en una decoración sencilla, a base de tonos naturales, y en un espíritu de belleza mediterránea acorde con el entorno natural.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



A los propietarios de esta casa les encanta viajar por el norte de África y por las islas griegas –por decir sólo dos de sus destinos preferidos del arco mediterráneo–. De esos países no tan lejanos se han traído en la retina imágenes llenas de detalles que reflejan su idea de felicidad. Todas comparten un mismo concepto: la sencillez extrema. Y lo han reflejado en el interior de este refugio de vacaciones, creado para compartir noches de verano bajo un cielo estrellado o tranquilas tertulias en torno a la mesa mientras se cuece una hogaza de pan en el horno.

Para favorecer la impresión de simplicidad y relajación se han mezclado en la coctelera materiales naturales, formas tradicionales de construcción y acabados de factura artesanal.

Con este espíritu, que podríamos denominar minimalismo rústico, se ha conseguido transformar una antigua barraca de la Costa Brava –situada a medio camino entre Pals y Palamós– que se empleaba para fabricar helados expedidos a pie de playa. Su planta, única y alargada, conserva íntegros los huecos de la fachada principal orientada hacia el mar y se han mantenido y recuperado detalles como la cubierta de teja, los techos de vigas de madera o las cristaleras de estrecha perfilería pintada en un suave lavanda.

Son toques de pura esencia que conforman una atmósfera especial, a la que también contribuyen otras ideas decorativas como el suelo de cemento pulido, las paredes en blanco roto, la distribución abierta de toda la casa... Así, el salón, dividido en varios ambientes y sin trabas que dificulten la libertad de movimientos y la amplitud visual, se contagia –como la cocina o los dormitorios– del sosiego que desprenden tapicerías, muebles de obra y detalles con un plus de sencillez.
IDEAS DEL PROYECTO
- Acabados sencillos. El pavimento de cemento pulido reviste toda la casa y se ha decorado, en algunas zonas, con incrustaciones de piezas cerámicas típicas del Ampurdán. Se inspira en las culturas mediterráneas que tanto gustan a los dueños.
- Piezas recuperadas. La idea de reciclaje se puso en práctica con resultados estupendos. Una lija y una mano de pintura han dado una segunda vida a mobiliario popular procedente de derribo, de almonedas catalanas o de brocantes del sur de Francia.
- Muebles de obra. Dividen ambientes, unifican estancias y reflejan muy bien la vida relajada que se disfruta en este refugio de vacaciones. Responde al estilo de las viviendas árabes tradicionales. Un plus: su facilidad de limpieza y mantenimiento.



Ver más articulos