desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Madrid, España

Un dúplex luminoso y lleno de armonía

La decoradora Lurdes Calvo realizó la reforma de su propia residencia en Madrid, un dúplex luminoso, ordenado y tranquilo, «pensado para ser vivido y disfrutado por una gran familia». El resultado es el perfecto ejemplo de que la belleza simple y sin ambages perdura y emociona siempre. 

Realización: B. Aparicio. Texto: M. Alcaire. Fotos: P. Sarabia 19/03/2018
Imprimir
Pantalla completa



En esta vivienda de espacios generosos todo es luz, orden, simetría, fluidez.Salta a la vista un concienzudo ejercicio de buen hacer –sin dejar nada al azar– y belleza incuestionable. La atemporalidad es una de las características más importantes de los trabajos de la interiorista Lurdes Calvo. Y una gran personalidad, que lo mismo la lleva a castellanizar su nombre que a diseñar series muy limitadas de piezas. En la reforma de su propia casa plasma sin cortapisas un universo decorativo exquisito, pero muy cercano.

El dúplex, ubicado en una urbanización de los años 70 en el centro de Madrid, contaba con la clásica distribución atomizada, ineficaz en nuestros días. Lo sometió a una transformación radical priorizando la iluminación natural, y modificó el antiguo trazado para crear una planta moderna, orientada al exterior, con superficies desahogadas. Todo contribuye a dar sensación de amplitud. La pintura blanca refuerza la claridad procurando un clima sereno. Los tonos empolvados de telas y tapicerías –muchas de la firma Pedroso & Osório– agrandan y envuelven de suavidad los distintos ambientes, al igual que los suelos de roble macizo, procedentes de Madrid Forest, firma de revestimientos, aislamientos y pavimentos de la que Lurdes Calvo es socia. Además, las puertas de madera ocupan el hueco completo de suelo a techo, ofreciendo de esta forma una mayor percepción de altura.

La decoración ha perseguido armonizar estilos y épocas, y lo consigue con virtuosismo. La clave está en que «ninguna pieza se ha elegido porque sí: cada una responde a una función y siempre cuenta una historia», explica la interiorista: las de herencia, el pasado familiar y afectivo; las ideadas por ella misma, su visión estética y sus años de oficio; y las firmadas por autores del diseño del siglo XX, una especial debilidad por muebles y complementos de las décadas de posguerra. Un cóctel con una impecable puesta en escena sin fecha de caducidad.

IDEAS DE LA INTERIORISTA: LURDES CALVO (Teléfono: 609 311 773. www.lurdescalvo.com)
- Predilección por el mid-century. Se imponen los muebles de líneas depuradas, los trazos limpios, las formas orgánicas, la elegante sobriedad y la pasión por piezas de los 40 y 50.  
- Plus de estilo. Suelos de tarima maciza en roble encerado, tapizados high quality en terciopelo y tejidos naturales, objetos antiguos de cerámica y cristal: el protagonismo de los materiales nobles y la tradición artesanal está muy presente.
- Duplicidad y simetría. La disposición de elementos pares idénticos –mesas, espejos, asientos– y los coordinados geométricos son clave para favorecer la sensación de orden.



Ver más articulos