desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Barcelona

Un piso ecléctico con muchos tesoros

El interiorista y director creativo Gabriel Escámez reformó este piso barcelonés de espíritu ecléctico, que muestra una curiosa selección de objetos y piezas de muy distinta procedencia. Un mix lleno de sorpresas, reflejo de los estilos más señalados del siglo XX.

Nuevo Estilo 13/01/2014
Imprimir
Pantalla completa



Un edificio de 1860, en el Eixample barcelonés, acoge en uno de sus pisos el sueño de un coleccionista. Su propietario pidió al director creativo e interiorista Gabriel Escámez que ideara un refugio cargado de personalidad. Para que todo encajase, se acometió una reforma que reordenó los espacios, modernizó los acabados e instalaciones y conservó ciertos elementos originales,  como las molduras y carpinterías. En cuanto a la decoración, el interiorista explica que se buscaba «un estilo ecléctico, con mucho carácter y eso no lo sueles encontrar en el diseño funcional». La línea seguida reúne, en buena armonía, piezas de las décadas doradas del siglo XX. Desde el art déco hasta el grupo Memphis más ochentero, pasando por los años cincuenta norteamericanos.
Así, la vivienda, de unos 70 m2, es un magnífico escenario que, con el eterno charme de la decoradora francesa Madeleine Castaing o de Dorothy Draper –la diva del Regency made in Hollywood– como fuente de inspiración, combina una disparidad de estilos y épocas. «Una miscelánea en toda regla», afirma el interiorista, que cumple los objetivos de lograr un clima envolvente y cálido, con temperamento masculino y la dosis de excentricidad que hace únicos cada uno de los espacios. Los colores juegan también su baza para el éxito.  Azules y mostazas en el dormitorio, verdes y rojos en el salón y el marrón como nexo que da continuidad componen una sinfonía potente y llamativa.

IDEAS DEL INTERIORISTA
GABRIEL ESCÁMEZ (www.gabrielescamez.com)
Iluminación que crea ambiente
«Detesto la luz cenital, me hace sentir incómodo», afirma. Es la causa de que siempre busque introducir en sus proyectos luces puntuales con lámparas de sobremesa, de pie... Estas piezas, además de una potente función decorativa, emiten una iluminación sugerente, íntima, teatral..., según la atmósfera que se desee.
Las texturas, un plus
El toque deluxe, tan al estilo de ciertas décadas del siglo XX, pone un punto de glamour en la decoración de la casa. Tejidos de terciopelo en el sofá y los cojines, la pared recubierta de un papel pintado con trama o tapicerías de intensos motivos se completan con piezas de mobiliario y detalles de latón dorado y acabados de espejo.



Ver más articulos