desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Mallorca, España

Una casa con la intensa luz del Mediterráneo

El propietario de esta casa ha sabido conjugar de maravilla dos de sus pasiones: los países asiáticos, con el toque único y glamuroso que aporta su mobiliario, y la intensa luz de Palma de Mallorca.

Nuevo Estilo 30/06/2017
Imprimir
Pantalla completa



Convertir unas viejas ruinas en una lujosa vivienda, con todo aquello que imaginaste siempre, resulta, sin lugar a dudas, una hazaña de lo más satisfactoria. Claro que, para lanzarse a esta aventura, uno debe tener las ideas muy claras y una fuente infinita de imaginación, como es el caso de Mats Wahlström, de nacionalidad sueca, quien decidió adquirir esta casa mallorquina que data de 1896: «Cuando la localicé presentaba un aspecto realmente lamentable, pero su ubicación exclusiva, sobre una ladera en el centro de la ciudad, con una panorámica fabulosa, terminó por convencerme. Llegué a la conclusión de que vivir aquí compensaba el esfuerzo y el tiempo que había que invertir en ella».

Tras la ardua reforma, el exterior disfruta de una idílica piscina que parece desbordar su agua sobre los tejados del casco histórico de Palma de Mallorca. Este espacio, sin duda, protagoniza los mejores momentos con los amigos en verano.

Pero fue en el interior donde se llevó a cabo la obra más compleja, meditada y estudiada por el propio dueño junto con la ayuda del constructor. Un proyecto que consistió en un cambio radical de la distribución. Se imaginaron espacios abiertos, confortables e inundados de luz natural, con estructuras ligeras que dejan respirar al mobiliario. Por eso, en la planta baja, con acceso directo al jardín, además de algunos dormitorios, se ideó una amplia superficie que integra las zonas comunes: salón, comedor y cocina. Esta concepción espacial, que favorece el diálogo y la comunicación visual, respalda las tendencias de los nuevos estilos de vida. Mientras el chef de la casa cocina para todos, el resto de la familia o los invitados pueden charlar con él sentados en el sofá. Otra cuestión en la que se hizo mucho hincapié fue la elección de los acabados. Era importante conseguir una atmósfera acogedora y por ello se empleó una tarima de roble muy llamativa, en color rojizo, para cubrir todo el solado. Un material que, además de unificar el interior, provoca un efecto de contraste con el blanco de las paredes y los techos altos, éstos salpicados por pequeños focos empotrados que ofrecen por la noche una iluminación puntual y algo teatral.

Finalizadas las obras, ya sólo quedaba pendiente de resolver la decoración. Y en este caso también lo tuvo claro: Mats quería recrear el encanto de los interiores orientales que tanto le apasionan. Por eso, en sus innumerables periplos por el continente asiático –en viajes de placer unas veces y otras, de trabajo– fue adquiriendo una selecta colección de muebles que hoy ocupan los ambientes principales de la vivienda, como el salón o el patio exterior. ¿Ejemplos? Bancos tallados artesanalmente, románticas sombrillas que agitan sus flecos con el viento y piezas de madera, a caballo entre el estilo colonial y el rústico renovado, encargadas a medida en esos países. Otros espacios, en cambio, se muestran más funcionales y prácticos, como es el caso de la cocina o los dormitorios, donde únicamente se dio cabida a diseños de líneas muy rectas. En definitiva, estamos ante ambientes donde la ligereza y la sencillez prevalecen, haciendo fácil el día a día, pero también con el punto de exclusividad que les da el mobiliario elegido.

IDEAS DEL PROYECTO
- Una atmósfera mediterránea. A la hora de restaurar el edificio, el dueño no lo dudó: persianas mallorquinas, barro cocido en el patio de la piscina, paredes inmaculadas en el interior... En definitiva, soluciones que hablan de un estilo propio de la costa.
- La sensualidad de Oriente. Esa arquitectura tan depurada resulta el fondo perfecto para un decorado constituido por piezas asiáticas, llenas de exotismo. La clave del éxito: elegir una escueta lista de muebles y combinarlos con otros de corte actual.



Ver más articulos