desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Bilbao

Una casa con muebles de diseño

Muebles de diseño italiano y escandinavo, arte actual y materiales de texturas inusuales son las principales bazas de este piso bilbaíno de espacios diáfanos que ha sido reformado por Concha Rodríguez.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



¿Qué diferencia a una casa de otra? Esta pregunta tiene fácil respuesta a la vista de los resultados de la reforma que la decoradora Concha Rodríguez de Telone ha obrado en este piso bilbaíno. Para empezar, una nota diferenciadora es la forma de distribuir los espacios. «En esta vivienda vive una pareja con niños y se trataba de garantizar la libertad de movimientos», comenta.

Había que huir de compartimentaciones obsoletas y que no respondían a la forma de vida de sus nuevos inquilinos. ¿La solución? Puertas deslizantes en lugar de practicables y la eliminación de tabiques y distribuidores han hecho posible que predominen los espacios diáfanos y más luminosos. Otro elemento que distingue a la vivienda son los materiales empleados, un aspecto que esta interiorista siempre se encarga de cuidar al máximo. Las paredes dan fe de ello y muestran un acabado lacado que contribuye a reflejar la luz. Mientras, la nueva organización de los ambientes ha hecho que el suelo se haya renovado por completo y sustituya a una tarima muy oscura por una de madera de roble que aporta también más luz.

El estilo del mobiliario es la tercera característica que personaliza y, en este sentido, los propietarios han confiado en Concha Rodríguez. Fiel a las piezas de firmas italianas de prestigio como Flexform, Flos, Flou o Molteni las ha combinado con otras de factura escandinava que siempre añaden calidez y «humanizan» el resultado, sobre todo, por el empleo de la madera curvada. Para terminar, las piezas de arte son obras únicas que los dueños han elegido de forma personal y vienen a añadir la nota de color y la distinción. Una escogida colección que Concha ha sabido ubicar en los rincones más adecuados. En definitiva: ¡Viva la diferenciación!



Ver más articulos