desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Extremadura, España

Vida silvestre: Una finca en el campo

El entorno de esta finca de caza extremeña se cuela dentro de la casa para dotarla de una belleza especial. Es la fuerza de la naturaleza en estado puro. Un canto a la libertad interpretado por el estudio de la arquitecta Teresa Sapey con notas cálidas y actuales.

Realización y fotos: Asier Rua. Texto: Mónica Corredera 23/10/2017
Imprimir
Pantalla completa



Un mar de encinas y melojos, de jaras y aromáticas, rodea esta vivienda totalmente inmersa en la naturaleza extremeña, con todo lo que ello implica. Es un enclave natural, bello y salvaje, que disfruta de la mágica luz y la tranquilidad del entorno. En este lugar privilegiado se alza la casa, pequeña y familiar, construida según los deseos de sus propietarios, a quienes un día cautivaron los encantos de esta tierra maravillosa. Precisamente ellos querían una vivienda sencilla, sin ostentaciones y de una sola planta, y así se la encargaron al arquitecto Miguel Oriol. Después, el estudio de Teresa Sapey llevó a cabo el proyecto de interiorismo, que responde a la pasión de los dueños por la caza y la vida silvestre. Por eso, en cuanto uno traspasa el umbral de la puerta de entrada se ve sorprendido por las reminiscencias del reino animal, que se refleja por doquier.

Teresa Sapey buscó (y logró) una visión contemporánea, desenfadada y con ciertos tintes urbanitas, que actualiza la estética de una finca de caza. Desde la combinación de colores, que apuesta por tonalidades reconocibles en el entorno inmediato, a la forma de exhibición de los trofeos, los planteamientos manejados están lejos de la tradición. Pero es sobre todo en la elección del mobiliario donde la modernidad resulta más palpable. Algunos iconos del siglo XX –la butaca Butterfly, la lámpara de Coderch y la Arco, o la chaise longue Barcelona– se acompañan de mobiliario realizado a medida por Marte 360º Design, el equipo de diseño del estudio de la arquitecta. Esta es la verdadera esencia de la casa, lo que la hace diferente a cualquier otra. «Nos inspiramos –explica Sapey– en el mundo animal y de la caza: hay muchas referencias en los cabeceros, cojines, en la elección de las telas...». Además, la utilización de materiales naturales consigue una vivienda confortable y muy auténtica, en plena armonía con el paisaje. El refugio perfecto para un amante de la naturaleza y el aire libre.

IDEAS DEL PROYECTO DE INTERIORISMO: TERESA SAPEY (www.teresasapey.com)

La gama cromática. Los colores extremeños asumen el protagonismo: marrones, naranjas, arenas, rojo guinda... Tonos muy cálidos, confortables y en sintonía, que se suceden ambiente a ambiente.

Trofeos de caza. Estas piezas están presentes en cada uno de los rincones definiendo el carácter y el uso de la vivienda. Su colocación forma conjuntos armónicos, composiciones con guiños escultóricos que aun teniendo una marcada presencia, no acaparan toda la atención.



Ver más articulos