desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Ibiza

Una casa abierta al Mediterráneo

Optimismo, frescura y desenfado. Las premisas del estudio de interiorismo Melián Randolph dan nueva vida a esta casa, levantada en los años 90 por los arquitectos Planas & Torres, y, ahora, amado refugio de un bon vivant norteamericano. Una delicia.

Nuevo Estilo 24/06/2016
Imprimir
Pantalla completa



Soltero, deportista y gran coleccionista de arte busca casa de vacaciones inspirada en la Villa Tugendhat de Mies van der Rohe. Este podría ser el imaginario anuncio puesto por el propietario de esta casa: un amante de la escalada, residente en EE UU, enamorado de Ibiza y amigo de la interiorista Victoria Melián. A ella y al estudio Melián Randolph, que comparte con su hermana Sylvia, les encargó la reforma de este feliz hallazgo con vistas al Mediterráneo, otra de sus pasiones. La obra, que debía ser lo menos invasiva posible para no alterar la arquitectura de corte racionalista de Javier Planas y Pepe Torres, se llevó a cabo con la colaboración del arquitecto Pelayo Gª Costales. 

Al cargo de la reforma estuvo Andrés  Vargas y el ajardinamiento lo realizó Agua y Jardín, según diseño del estudio Melián Randolph. La casa se distribuye en dos volúmenes: uno transparente y diáfano, donde están las zonas comunes, en constante comunicación con el exterior a través de paredes invisibles, y otro, más opaco y compacto, en el que se cobija el área privada. Las interioristas sumaron practicidad al añadir otras estancias –planchero, gimnasio...– y también renovando baños y cocina. Pero su mayor contribución ha sido el plus estético, fruto de mezclar potencia cromática, acertadas piezas de diseño y las obras de fotografía contemporánea que apasionan al propietario.

IDEAS DE LAS INTERIORISTAS
Estudio Melián Randolph (Tel.: 913 197 638)
Una pieza única: Lo es la puerta-escultura del dormitorio –inexistente antes de la obra–. Se trata de un diseño de los arquitectos norteamericanos LTL Architects, fabricado en Ibiza por el ebanista Fernando Pazos, en madera de nogal y cristal al ácido.
A favor de la calidez: Para paliar la brillante luminosidad ibicenca y ganar en calidez, la pared que recorre desde el hall de entrada hasta el extremo opuesto de la vivienda se pintó en un tono gris antracita claro. Un plus: enmarca divinamente la colección de arte.



Ver más articulos