desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

São Paulo, Brasil

De nueva construcción: Una amplia casa con look factory loft

Una audaz propuesta que la arquitecta Consuelo Jorge materializó en esta residencia brsileña: conjugar la estética de las naves industriales con el espacio abierto de un loft. Un mix perfecto que destaca el estilo contemporáneo e informal del interior.

Nuevo Estilo 04/05/2016
Imprimir
Pantalla completa



El aspecto industrial que luce esta casa de Sao Paulo (Brasil) no es en absoluto casual. Tomando como referencia los espacios diáfanos propios de los lofts, la arquitecta Consuelo Jorge concibió un ambicioso proyecto: trasladar la estética característica de una nave a una moderna vivienda unifamiliar. Esto implicaba barajar nuevos conceptos de edificación y también romper los cánones que regían las construcciones convencionales del barrio donde se encontraba el solar. Para empezar, Consuelo Jorge diseñó una estructura metálica con vigas vistas y tejado de aluminio, concebida a modo de armazón. 

Un sistema, fácil y rápido de instalar, que redujo el coste de la obra. Gracias a él, además, se consiguió dar al conjunto el look industrial buscado. El respeto por el medio ambiente y el aprovechamiento de los recursos naturales fue otra de las grandes bazas del proyecto. Por ejemplo, la cubierta de la casa incorpora una base de lana y una protección plástica contra la humedad que actúa también como aislante térmico y acústico. Además, la arquitecta instaló en la fachada unas placas fotovoltaicas que convierten la radiación solar en energía eléctrica y desarrolló un ingenioso sistema que permite filtrar el agua procedente de las duchas, lavadoras o lavavajillas para reutilizarla en las cisternas de la casa.

Asimismo, la lluvia se almacena en un depósito con capacidad para 20.000 litros ubicado en el garaje, que cuenta con una depuradora para poder emplear esta agua en el riego del jardín. Entre las innovaciones de la vivienda está también la cubierta abatible. Parte de esta estructura de aluminio que recubre la fachada puede abrirse con un mando a distancia para ventilar casi instantáneamente el ambiente.

El interior se dividió en tres plantas proyectadas alrededor de un espacio central a triple altura que comunica visualmente los distintos niveles de la casa y permite la circulación de luz. En el piso de calle se encuentran el salón-comedor, independizado de la cocina mediante una puerta corredera de cristal grabado al ácido, y un baño de invitados.

La primera planta alberga un estudio con biblioteca y el dormitorio principal, con baño independiente. Estos dos ambientes están separados por una espectacular pasarela con suelo de vidrio diseñada por Consuelo Jorge.

Finalmente, en la bajocubierta, con las vigas metálicas vistas, se incorporaron dos cuartos con sus respectivos baños. Como cabía esperar, la puesta en escena, llevada a cabo por la arquitecta, refleja la misma filosofía estética que la arquitectura: ambientes nada convencionales con apariencia de showroom, donde la vida fluye sin obstáculos. Y un estilo decididamente contemporáneo, que apuesta por diseños de gran ligereza visual, realizados a medida.



Ver más articulos