desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Lección de geometría por Ujo Pallarés

Una fluida comunicación entre ambientes y un proporcional juego de volúmenes son los criterios arquitectónicos bajo los que Ujo Pallarés proyectó esta construcción catalana de nueva planta, situada en Valldoreix.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Tras vivir en distintas ciudades, los propietarios de esta casa decidieron fijar, por motivos laborales, su residencia definitiva en la localidad barcelonesa de Valldoreix. Y como consecuencia, optaron por construir una vivienda unifamiliar sobre una parcela rectangular de 1.000 m2. El proyecto de arquitectura le fue encargado a Ujo Pallarés, quien interpretó a la perfección los deseos de la familia. Ésta no planteó más requerimientos que los de conseguir «una casa austera y depurada, con una comunicación abierta entre ambientes y donde el contacto con el paisaje y la luz natural jugase un papel importante».

Dispuesta en ángulo recto, la situación en planta de la edificación está formada por un plano longitudinal perpendicular a la calle y tres cubos superpuestos entre sí. El muro longitudinal, situado en paralelo al lado norte del terreno, determina la zona de acceso y parking, y aísla la vivienda de las parcelas contiguas, consiguiendo así una mayor privacidad en el jardín.

La conexión entre los tres cubos y el muro longitudinal se ejecuta a través del hueco de la escalera, donde aparece un espacio abierto que crea un juego de transparencias en el eje este-oeste. De esta manera, el volumen horizontal forma la planta baja, donde se desarrollan las zonas comunes de día: salón-comedor, cocina, vestíbulo de entrada y aseo de cortesía.

Por otro lado, el área privada se crea a partir de los dos volúmenes superiores, donde uno de los cubos forma la suite principal y el otro, tres dormitorios y un baño. Asimismo, el juego de los dos cubos crea los voladizos, que hacen la función de porche en la zona exterior. Además, al estar separados estos elementos, el hueco a doble altura da un protagonismo especial al comedor.

En cuanto a la elección de materiales, éstos han estado supeditados a la composición del proyecto: piedra de Bateig para el volumen horizontal y el muro longitudinal; monocapa color blanco con el que conseguir la máxima ligereza en los dos cubos superiores; pizarra gris en las zonas exteriores, la cocina y los cuartos de baño; y roble americano para el resto de las superficies interiores.



Ver más articulos