desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Una vivienda reformada por Javier López

Este fue el objetivo –alcanzado con creces– de la reforma de esta vivienda en el centro de Madrid. Los acabados en brillo, el intencionado empleo de las telas y la domótica son las fórmulas utilizadas por el interiorista Javier López.

Nuevo Estilo 20/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



En un edificio de hace 40 años, dos pisos unidos y haciendo esquina conforman esta vivienda, toda exterior. Su orientación sur-suroeste y el décimo piso donde se ubica la inundan de luz natural. En este envidiable marco, el arquitecto de interiores Javier López, propietario de la empresa de reformas y decoración Construreg, concibió un cambio absoluto y radical. Sólo se conservaron los pilares de carga, intocables, para conseguir así una distribución de planteamiento muy actual –abierta y con ambientes claramente diferenciados mediante el mobiliario–, que responde al estilo característico de este profesional.

Efectivamente, un sistema de puertas correderas –encargadas al carpintero Isidoro Marugán– y los enormes ventanales exteriores en aluminio permiten una circulación muy fluida de la claridad. La sensación de unidad la logran el pavimento, baldosas de mármol de Tassos en 80 x 40 cm, y el revestimiento de las paredes en Alcántara. Este material, más el resto de los tejidos –terciopelo y seda, sobre todo–, potencia un agradable efecto de calidez, mientras los techos en blanco y con juegos de foseados y cajas aportan altura visual a las estancias.

Capítulo especial merece la iluminación. En la vivienda abundan los focos, empotrados en los techos, en el suelo y en diversas estructuras, como las columnas. Un sistema perimetral y ambiental a base de LED’s incluye posibilidades de variar la intensidad, el color... También Javier López es el diseñador de la mayoría del mobiliario. Las líneas depuradas, el brillo de los acabados y la especial relevancia que le ha dado a los elementos cromados determinan el carácter de los ambientes.

IDEAS DEL PROYECTO

Sacar partido a las estructuras fijas. Lejos de camuflar los elementos constructivos inevitables, la decoración potencia su presencia. Así, el entelado convierte los pilares y las paredes en auténticos puntos clave.

Cuatro materiales estrella. Acero, cristal blanco, cristal negro y madera de ébano de Macassar son las bases decorativas que se conjugan en esta vivienda. Su presencia constante y el armónico juego de contrastes son éxito total.

El confort de la domótica. La amplia superficie de la casa ha propiciado la instalación de un sistema domótico que facilite la vida diaria: regula los screens de los ventanales, la temperatura, la iluminación, la seguridad...



Ver más articulos