desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes Maestros

Alessandro Mendini

Este milanés es una leyenda viva de la creación italiana. Sus postulados dieron armazón teórico al movimiento posmoderno surgido en los 70 y sus piezas lo hicieron visible. Hoy sigue diseñando con un perfecto mix de formas, materiales y colores.

Nuevo Estilo 08/11/2018
Imprimir
Pantalla completa



Arquitecto de formación, diseñador por vocación, periodista por trabajo, teórico por convicción. Alessandro Mendini (Milán, 1931) ha sido y es muchas cosas, y todas le han convertido en una figura clave del design contemporáneo.

NACE EL MITO. Al terminar la carrera, entra a trabajar en el estudio del arquitecto y diseñador Nizzoli, con el que colaborará hasta 1970. Con el inicio de la década, Mendini afianza su filosofía del diseño, o más bien, del antidiseño. En 1973 cofunda el grupo de creación radical Global Tools, que pretendía recuperar la espontaneidad de ideas, y cuatro años más tarde, repite jugada con Studio Alchimia, un colectivo que, rechazando los principios de la Bauhaus, es contrario al “buen diseño” y apuesta por obras anárquicas e inteligentes.

LOS REDISEÑOS. A finales de los 70, Mendini comienza a crear piezas singulares en las que reinterpreta la forma y ornamentación de diseños ya existentes. La silla Wassily, de Breuer, con motivos aplicados, o la Universale, de Joe Colombo, con un acabado de falso mármol, son dos ejemplos, pero el más destacado es un modelo ya icónico: el sillón Proust. Mendini utilizó una copia de una butaca neobarroca del siglo XVIII francés y la cubrió por completo con un colorido enjambre de puntos impresionistas. Posteriormente, hizo otras versiones con diferentes estampados. Con los rediseños, y su parejo concepto del «diseño banal», quería revalorizar, por vía del humor, la ornamentación, volver a la decoración de producción masiva empleada en la industria de los textiles, los laminados de plástico o los papeles. Esta decoración tomaba como referencia las fuentes más diversas, el interés por la mezcla de diferentes culturas y maneras de expresión. No en vano, toda la obra de Mendini es un, perfectamente calculado, caos de materiales, colores, formas e intenciones.

POLIFACÉTICO. Además de una destacable labor como arquitecto, fue también profesor y redactor jefe de las revistas Casabella, Modo y la mítica Domus. Ha recibido numerosos premios en su carrera, entre ellos un Compasso d’Oro (el Oscar italiano del diseño) en 1979.



Ver más articulos