desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Con nombre

Eero Saarinen

Figura imprescindible de la arquitectura y el diseño norteamericanos de posguerra, sus muebles para Knoll se hallan entre los más importantes del s. XX.

Ana Isabel Hernández 02/12/2015
Imprimir
Pantalla completa



Hay tres nombres que marcan de forma decisiva la trayectoria de Eero Saarinen (Finlandia, 1910-EE UU, 1961). El primero es su padre, el famoso arquitecto Eliel Saarinen, del que hereda la vocación y con el que trabajó estrechamente en Estados Unidos, el país –la familia había emigrado allí en 1923– en el que desarrolló toda su carrera.

EL DISEÑO. Charles Eames es otra figura esencial en su vida. Lo conoce en Cranbrook, una innovadora academia de arte en Michigan, dirigida por Eliel, en la que Eero da clase. Juntos ganan un concurso organizado por el MoMA de Nueva York con una revolucionaria serie de sillas de contrachapado moldeado en forma de concha que anticipan los modelos de

PLÁSTICOS FABRICADOS EN SERIE. Las piezas serán el germen de los exitosos diseños, convertidos ya en iconos, que desarrollará para Knoll, la firma de su amiga Florence Knoll, para la que trabajará, junto a otros grandes creadores del s.XX, durante toda su vida y que sigue editando sus trabajos.

ORGANICISMO. Al igual que a su arquitectura, Saarinen dio un enfoque escultórico a sus muebles, caracterizados por líneas curvas plasmadas en modernos materiales. No en vano, él siempre se consideró un creador de formas.



Ver más articulos