desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

ESTUDIO 108

Juan Artaza, Simona Garufi y Pepe Martín comparten algo más que una amistad. Cargados con un buen bagaje, han reunido su visión de la arquitectura y el interiorismo en Estudio 108. Hablan el mismo lenguaje estético y trabajan en equipo, sí, pero cada uno aporta una voz propia.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



ELLOS CUENTAN...
Simona Garufi nació en Nápoles, ama la arquitectura de Carlo Scarpa y el arte –en sus obras siempre hay trazos artísticos: «¡Vengo de una familia de escultores sicilianos!»–. La estantería Ptolomeo es para ella el mejor diseño de los últimos tiempos.
Juan Artaza detesta los «espacios clonados. Cada proyecto debe ser único y responder a características propias». Sus hitos: la Escuela de Arquitectura de Álvaro Siza, en Oporto (Portugal), y Villa Rotonda, de Palladio, en la italiana Vicenza.
Pepe Martín Puerto adora Berlín, los móviles de Calder, la Bauhaus y las tiendas Apple. Lema: «Buscar la elegancia a través de la contención».
LOS VERÁS EN...
 Galerías de arte. Simona Garufi frecuenta Carla Sozzani, en Milán (galleriacarlasozzani.org), y Gazzambo (gazzambo.com), en Madrid. También en Madrid, Juan Artaza va a La Fresh Gallery (Conde de Aranda, 5) y Pepe Martín, a Marlborough (Orfila, 5).
Anticuarios. En Madrid, el Rastro y Lorenzo Castillo (www.lorenzocastillo.org).
Librerías: La neogótica Lello e Irmao de Oporto (Rua das Carmelitas, 144) es la favorita de Juan Artaza; Pepe Martín visita Panta Rhei, en Madrid (Hernán Cortés 7), y Simona Garufi recomienda Colonnese, en Nápoles (www.colonnese.it). Tienda. Kikekeller (www.kikekeller.com) es la preferida de Simona Garufi en Madrid.

Tres sólidas trayectorias y tres estilos ricos en matices se suman en Estudio 108. Los primeros en unir fuerzas fueron el arquitecto donostiarra Juan Artaza (en la primera imagen, en el sofá) y el interiorista madrileño Pepe Martín, en 2008; tres años después, comenzó en el número 108 de la calle Hortaleza de Madrid la colaboración con la arquitecta italiana Simona Garufi.
Una seña de identidad, un color y una pieza fetiche.
SIMONA GARUFI: Mi sello es la flexibilidad, el movimiento que me gusta dar al espacio; me encanta el blanco puro contrastado con una pieza llamativa. ¿Un mueble? Los bloques rectangulares que diseño como si estuvieran suspendidos.
PEPE MARTÍN: Sensibilidad y sentido común; insisto en el tono piedra (beis subido con un toque de negro) y, como pieza, un buen sofá.
JUAN ARTAZA: Busco modificar la percepción del espacio. Mis colores son los neutros y naturales, y me apasiona el arte.
Lo más preciado de vuestras casas y lo que nunca falta.
S. G.: Mi cabeza en bronce. Tenía 5 años cuando la esculpió mi padre. Hay montañas de libros, ¡me gustan en papel!, y atesoro figuras de Playmobil.
J. A.: La luz y un retrato de mi madre pintado por William Rand.
P. M.: Un cuadro de 1911 de un pintor ruso y libros: los colecciono.
Cuatro normas que empleáis en un proyecto.
J. A.: Las pautas las debe marcar siempre el estilo de vida del cliente.
S. G.: Aún así, yo apuesto por estancias multifuncionales, por desnudar las paredes, confeccionar una escueta lista de objetos y rendirse al arte.
P. M.: Y por crear espacios abiertos que respiren, priorizar lo funcional, elegir buenas calidades y, claro, estudiar la iluminación.



Tags: Estudio 108.
Ver más articulos