desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes maestros

Gio Ponti

Con sus trabajos y escritos, el italiano revolucionó el mundo de la arquitectura y el diseño, dos disciplinas que supo unir magistralmente. Su figura fue, y sigue siendo, fuente de inspiración para generaciones enteras de creadores. 

Nuevo Estilo 27/08/2014
Imprimir
Pantalla completa



ECLÉCTICO. Ponti fue un moderno hombre del renacimiento que abarcó muchas disciplinas artísticas. Sus facetas de arquitecto y diseñador van unidas desde el principio de su carrera, cuando se licencia en arquitectura en 1921, pero consigue su primer trabajo como director artístico de Richard-Ginori. Sus originales creaciones para esta firma cerámica, inspiradas en el neoclasicismo italiano, pero puesto al día con motivos audaces y coloristas, marcarán su trayectoria. 

ARQUITECTURA. Desde sus sucesivos estudios realiza numerosos proyectos, públicos y privados, con un estilo definido por el uso de elementos prefabricados y pocos adornos. Ejemplos señalados son la Facultad de Matemáticas en Roma, las oficinas Montecatini y el edificio Pirelli, en Milán, o el Denver Art Museum. Ponti proyecta también los interiores, desde mobiliario y luces hasta las vajillas. 

DISEÑO. Su producción como creador es inmensa. Funda la firma de iluminación FontanaArte, idea coloristas piezas de vidrio para Venini, cuberterías para Krupp y Christofle, sillas para Cassina,  cafeteras para Pavoni, hasta elementos de baño para Ideal Standard. Y siempre con la capacidad para aunar tradición, nuevos materiales y calidad, rindiéndose a la industria sin desdeñar el campo artesanal. Tanto es así que muchas de sus obras siguen reeditándose y las piezas originales son disputados objetos de deseo.

DOCENTE Y EDITOR. Como teórico, Ponti definió el curso del diseño italiano del s. XX. Profesor de arquitectura durante treinta años, en 1928 funda la emblemática revista Domus –referencia en arte, arquitectura y diseño– y, más tarde, otro título mítico, Stile. Dirigirá la Bienal de Monza, germen de la Trienal de Milán, y será uno de los promotores del premio Compasso d’Oro y de la Asociación de Diseño Industrial. Trabajó hasta el final de sus días, haciendo también montajes de ópera para la Scala, pintando y escribiendo poesía.  



Ver más articulos