desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes maestros

Jean Prouvé

Este francés fue uno de los creadores más innovadores del siglo XX. Precursor de la industrialización y los elementos prefabricados, y con un afan inagotable de experimentación,  forjó los cimientos del diseño y la arquitectura modernos.

Nuevo Estilo 26/02/2014
Imprimir
Pantalla completa



Jean Prouvé (París, 1901-Nancy, 1984) estaba llamado a ser un hombre de su tiempo. Educado en el ambiente de la modernista Escuela de Nancy, de la que su padre, el pintor Víctor Prouvé, fue máximo exponente, se formó como metalista y herrero artístico en la capital francesa, y ello marcará una carrera en la que el compromiso con los avances técnicos es clave.

DISEÑO. Ya en el primer taller que abre en Nancy en 1923 experimenta con los laminados ligeros de metal para crear muebles. Son diseños utilitarios, realizados con nuevas técnicas de soldadura, que pronto llaman la atención de grandes arquitectos, como Le Corbusier o Mallet-Stevens. En la primera exposición de la Unión de Artistas Modernos, de la que es cofundador, mostrará un gran número de ellos, que hoy son clásicos del s. XX.

ARQUITECTURA. Buscar la funcionalidad y aprovechar las tecnologías y materiales disponibles en cada momento se convierten en constantes. Pensando siempre en encontrar respuestas lógicas y prácticas a las necesidades que van surgiendo, en 1931 reconvierte su empresa para producir los primeros prefabricados para la construcción. Estos elementos serán muy útiles durante los años de la guerra, en los que Prouvé, que ha sido miembro de la resistencia y en 1944 es nombrado alcalde de Nancy, experimenta con la madera ante la escasez de acero y se dedica a proyectar casas para personas sin techo.

PIONERO. En 1947 abre Ateliers Jean Prouvé, una gran fábrica en la que inventa el muro cortina y apuesta por la producción en serie. Realizará innovadores proyectos de viviendas prefabricadas e incluso edificios completos desmontables. Abandona el proyecto en 1953 por discrepancias con el accionista mayoritario y entra a trabajar como asesor independiente en un estudio de diseño en París. Todavía montará una última compañía, ejercerá como profesor y será jurado en el concurso para la construcción del museo Pompidou. Dedica sus últimos años a perfeccionar sus diseños de muebles, que hoy son editados en exclusiva por la firma Vitra.



Ver más articulos