desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Creadores y criaturas

Los Gancedo comienzan nueva etapa

Con el amor a la innovación que les caracteriza y a punto de cumplir 75 años como firma textil, estrenan sede en Madrid y planes de futuro.

Pilar Barrio 11/10/2019
Imprimir
Pantalla completa



"Que todo cambie para que todo permanezca igual”. La firma Gancedo ha puesto en práctica el famoso axioma del príncipe de Salina en El gatopardo. Del retoque del logo, y la incorporación de tecnologías y procesos digitales a la apertura de una nueva sede diseñada por la arquitecta italiana Teresa Sapey, el universo de la familia se mueve hacia el futuro. «El cambio, la revolución, no es solo el novísimo y espectacular espacio de la tienda, sino el proyecto que lo mueve, el sueño del que forma parte», recalca Manuel, uno de los cinco hermanos que continúan la tarea que inició su abuelo en 1945 en Barcelona, y su padre en 1950 en Madrid.

¿Y qué es lo que permanece? La esencia de la marca, su compromiso con la calidad y lo bien hecho, su pasión por la cultura textil y el valor de lo artesanal, y el asesoramiento a los clientes, desde la elección de las telas o papeles pintados al servicio de medición, confección e instalación. «Nuestra misión es ayudar a que cada persona logre crear ambientes que transmitan su personalidad y eliminar incertidumbres aportando la tranquilidad de acertar», nos explican.

Una tranquilidad que pueden sentir clientes con gustos e intereses muy diversos gracias a la oferta propia y a la de las empresas internacionales que comercializan: «Tenemos firmas inglesas clásicas como Sanderson o Morris &Co, la exclusiva de la italiana Luigi Bevillacqua, y vamos añadiendo otras que aportan algo diferenciador, como The Vale London o la americana Fabricut. Además, el tener fábrica propia en Valencia nos permite experimentar con hilos y colores para adaptar al mercado nacional las tendencias que descubrimos en ferias».

Su consejo para una casa actual es apostar por los terciopelos en todas sus versiones, los jacquards geométricos o con texturas, las panas gordas, las fibras naturales –«los linos no son solo para verano, en invierno se emplean gruesos y pesados, lavados a la piedra»–, los estampados de flores y hojas, y también por las grandes estrellas del momento: el papel japonés y los murales panorámicos. «El sector, como la sociedad, se dirige hacia lo ecofriendly con materiales reciclados y tejidos que dan sensación de bienestar». Y allí estarán ellos.

Velázquez, 38. Madrid. gancedo.com 

Realización: V. Eugenia Cienfuegos. 



Ver más articulos