desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Creadores

Fallece Martín Chirino

Hace un tiempo reunimos a tres implicados en cuerpo y alma en distintas vertientes artísticas. El escultor Martín Chirino, su hija Marta, dibujante botánica científica, y María Porto, asesora del Espacio de las Artes de El Corte Inglés.

Beatriz Fabián Brihuega. Fotos: Pablo Zuloaga 12/03/2019
Imprimir
Pantalla completa



Martín Chirino (Las Palmas de Gran Canaria, 1925 - 2019) formó parte del grupo El Paso, fue Premio Nacional de Artes Plásticas en 1980, presidió el Círculo de Bellas Artes de Madrid y dirigió el Centro de Arte Atlántico de Las Palmas de Gran Canaria desde su creación hasta 2003. Desde el año 2011 es doctor honoris causa por la Universidad Nebrija de Madrid, junto a Paloma O’Shea.

En el código genético
Desde la cuna, Marta Chirino Argenta ha estado rodeada de obras de arte y de música, en suma, de belleza, y siempre tuvo una inclinación creativa por el dibujo botánico: tenía 12 años cuando realizó el primero. «Mi padre traza en el espacio líneas muy limpias y sus esculturas juegan al negro y blanco, por eso creo que en mi obra hay una similitud curiosa. Pienso que cogí un pedazo de su pensamiento y lo desarrollé hasta ahora que me he especializado en flora acuática».  

Un encuentro sin fronteras generacionales
Sus intereses componen una misma sintonía: la del arte.
Martín Chirino, uno de los autores españoles más destacados, recibió a Nuevo Estilo en su casa y taller de Morata de Tajuña, al este de la capital, casi coincidiendo con su 87 cumpleaños. Junto a su hija, la dibujante botánica científica Marta Chirino, han sido seleccionados por María Porto como dos de los artistas cuya obra se pone a la venta en Espacio de las Artes, la galería que acaba de inaugurar El Corte Inglés de Castellana, en Madrid.

La asesora de arte y ex directora de la galería Marlborough destacó cómo, al poco tiempo de comenzar la exposición en este centro, las creaciones de ambos Chirino salían rumbo a casas particulares. Todo un reto en los tiempos que corrían. «El espacio –nos contó María Porto– se creó con vocación de democratizar la difusión de las obras de arte, con mayúsculas, y es impactante el interés suscitado, sobre todo entre un público no especializado». Según el escultor, «si alguien ve la belleza que yo como autor intento transmitir a una obra, es que eso es arte». Y es que tanto para Martín como para Marta Chirino, el espectador debe notar un clic en el cerebro y el cuerpo, una sacudida que le desborde los sentimientos y haga que brote la necesidad de tener cerca esa escultura, ese dibujo, ese lienzo...

Nuestros tres entrevistados hicieron entonces una misma reflexión: «Es importante volver la mirada a la obra gráfica y al dibujo porque son asequibles y están recuperando terreno, por ejemplo, frente a piezas únicas o a la fotografía». El escultor remarcó: «Además, tienen el valor añadido de la inmediatez creativa». 



Ver más articulos