desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

ELEGANTES

Tomás Alía y Roberto Torreta

Grandes interioristas eligen a su álter ego en la moda. ¿Resultado? Propuestas coherentes para un total estilo de vida.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Moda y arquitectura comparten formas, brillos, texturas, usos...» Quien así habla es el interiorista Tomás Alía, que, para ilustrar sus palabras, ha elegido para la entrevista la terraza de verano que acaba de instalar en Madrid: Nueva Fontana. Un lugar que ha decorado con un mobiliario transparente, iluminación puntual –muy teatral– y elementos decorativos en cristal, como las grandes lámparas que arrancan del suelo en una vertical de colores vivos, rojos y amarillos. El ambiente ideal para que su compañero en la sesión, el modisto Roberto Torreta, exhiba su ropa.

Alía y Torreta son amigos desde hace mucho tiempo. Han compartido momentos, viajes, risas, casas y también aventuras profesionales –como cuando Roberto diseñó una línea de muebles para Artespaña en colaboración con Tomás–. Ahora están expectantes ante el inminente lanzamiento de su próximo trabajo en común, del que todavía no dan muchas pistas, sólo que es un proyecto de hostelería muy potente. «Trabajar con Tomás casi no es trabajo –comenta Torreta–. Su estilo me apasiona, me parece uno de los diseñadores de interiores más modernos del país. Es vanguardista, ilumina de maravilla, los materiales que usa me impactan siempre... el concepto Alía me gusta». Y el turno de Torreta: «Veo en Roberto la capacidad de interpretar la filosofía urbana femenina. Hace moda internacional, pero con un estilo sensual y súpersexy. Persigue la belleza femenina».

Unidos por planteamientos similares –«conciliar estética y funcionalidad»–, su compenetración es evidente: «En los desfiles de Roberto, yo monto los espacios donde recibe, da los cócteles o instala su lounge bar o el chill out. Él me cuenta su intención y yo la traslado a un espacio arquitectónico efímero». 



Ver más articulos