desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Grandes maestros

Willy Rizzo

Fotógrafo de moda y sociedad –uno de los mejores del mundo– y, también, diseñador de culto. El personal estilo de los muebles de este napolitano universal los hace únicos.

Nuevo Estilo 21/08/2013
Imprimir
Pantalla completa



Son legendarias y numerosas sus portadas para Vanity Fair, París Match o Vogue e incontables las celebrities que han posado –y posan– delante de su objetivo. Pero Willy Rizzo (Nápoles, 1928) es también el creador de piezas que son sinónimo de estilo cool.

EL AZAR. Curiosamente, Rizzo nunca se planteó ser diseñador de muebles. En 1966 estrena casa en Roma y decide idear su propio mobiliario ante lo poco que le seduce el que predomina en ese momento. Su éxito fue rotundo, comienzan los encargos, se intensifican y, dos años más tarde, crea su compañía. En 1978 vende el negocio para volver de pleno a la fotografía, aunque nunca deja de diseñar. Afincado en París, a finales de los años 80 abre una pequeña galería en esta ciudad. Desde allí se editan sus piezas en pequeñas series, que también se venden en Nueva York o Londres.

SU SELLO. Con un estilo lúdico y refinado, los muebles de Willy Rizzo son rotundos, de líneas limpias y formas geométricas, fabricados artesanalmente con materiales nobles y naturales como madera, mármol, acero, latón o cuero. Para él, la fuerza estética y la comodidad son importantes: «Mis piezas pueden gustarte o no, pero son originales. Nunca he copiado a nadie».

SUS TRABAJOS. Rizzo ha tenido siempre numerosos clientes en el mundo del arte, del cine, la música... Comenzó diseñando algunos elementos para Ghighi Cassini –el cronista social que inventó el término jet set–, al que siguieron Vincent Minelli, Otto Preminger, Salvador Dalí, Brigitte Bardot... Hoy, Jack Nicholson o Lenny Kravitz se cuentan entre sus adeptos.   



Ver más articulos