desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Dossier

Apartamentos

Tres estilos, tres casas y un mismo objetivo: maximizar los metros. Espacios con personalidad a través de los que te mostramos ideas y soluciones que organizan mejor el espacio y proporcionan mayor sensación de amplitud.

Nuevo Estilo 21/01/2015
Imprimir
Pantalla completa



ORDEN VISUAL
La interiorista Beatriz Silveira compuso una distribución a dos bandas para racionalizar el espacio. ¿Resultado? Más y mejores metros.
Este coqueto apartamento de espacios muy personales y acogedores es un proyecto de la interiorista Beatriz Silveira. En la reforma, la intervención más importante para ganar metros consistió en incluir en el interior la mitad de la terraza, zona en la que ahora se encuentra la mesa de office. También se quería eliminar el efecto pasillo en el salón y la cocina. ¿La solución? Unir ambos ambientes en sus extremos para que, desde ellos, la visión sea más amplia y mantener un tabique central exento que los diferencia y semiindependiza.

IDEAS CLARAS
Con él la luminosidad está asegurada: el dúo blanco y gris pone encanto en este apartamento, a la vez que proporciona sensación de amplitud.
Situado en el centro de Madrid, este apartamento pertenece a la red de casas de alquiler turístico Let’s Room. Su propietaria, Leticia Rodríguez de la Fuente, se decantó por los colores claros, en este caso un elegante gris azulado, combinado con las carpinterías blancas y el suelo, de tarima teñida también en blanco. Esta claridad potencia, sin duda, la amplitud visual y unifica los ambientes. Además, mediante el uso de distintos matices de gris, se ha dado profundidad a algunos paños, para diferenciar visualmente los usos, como la pared en la que se encuentran la cocina y el comedor, en una tonalidad más oscura que el resto.

PURO CARÁCTER
Antigüedades, colecciones, arte... Todo luce en esta casa de espacios ordenados con sensibilidad, obra del arquitecto Íñigo Esparza.
Un apartamento antiguo, en un edificio protegido del casco viejo de Pamplona, acoge ahora la casa del arquitecto Íñigo Esparza, quien remodeló la distribución prestando especial atención a las zonas comunes. En el acceso al salón se prescindió de puertas, ganando así metros. También se eliminaron los falsos techos para elevar su altura y mejorar la percepción de amplitud y, además, se dejó vista la estructura. El artesonado se tiñó de blanco porque, como explica el arquitecto, «quería una caja blanca lo más neutra posible», en la que tienen cabida los objetos y antigüedades que colecciona y que, definitivamente, singularizan los espacios.



Ver más articulos