desplegar menu NuevoEstilo
Buscador
mostrar/ocultar

Tu propia cuento en el hotel Silhoutte de Biarritz

El Hotel Silhouette, en Biarritz, conseguirá que te sientas protagonista de un relato fantástico. Disfrutarás tanto de sus maravillosos exteriores como de sus estancias, decoradas con exquisito gusto por Patricia Ibanez. Además, la propuesta añade el plus de la coqueta cocina francesa. ¿Reservas ya?

Nuevo Estilo 28/06/2013
Imprimir
Pantalla completa



UN LUGAR PARA ESCONDERSE
- DIRECCIÓN Y PRECIOS: Quartier des Halles. 30, rue Gambetta. Biarritz (Francia). Teléfono: 00 33 0559 249 382.
- HABITACIONES: Tan solo hay veinte estancias. Contemporáneas, con textiles sedosos y wallpapers fantásticos que personalizan cada una de ellas. Wi-Fi de alta velocidad.
- PLUS GASTRO: Hay una carta especial para ratos cocooning en la habitación, desayunos de capricho en la terraza y cenas con mucho charme.
- PRECIO: Desde 120 € la doble

Hotel Silhouette
www.hotel-silhouette-biarritz.com

Hemos dado con el paraje perfecto para un fin de semana primaveral. A un paso de la frontera, con un clima sensacional y muy cerca del mar Cantábrico, el Hotel de Silhouette vive el día a día en el encantador barrio del Quartier des Halles, corazón de la glamurosa localidad francesa de Biarritz. El caserón que lo acoge data del siglo XVII y cien años más tarde perteneció a Étienne de Silhouette, efímero e impopular, entre nobles y burgueses, ministro de finanzas de Luis XV. Su apellido, del que –curiosidad etimológica– surgió el término silueta, da hoy nombre al hotel.

Para la remodelación e interiorismo de sus habitaciones los actuales dueños recurrieron a la arquitecta y decoradora Patricia Ibanez. En cada uno de sus espacios te llamará la atención el cuidado de los acabados, así como la combinación de colores y texturas. Además, sobre sus cimientos antiguos la arquitecta encajó con maestría muebles de diseño del s. XX y escogió papeles pintados de Fornasetti ilustrados con sus célebres motivos de mariposas y platos «en silhouette», en simpática alusión al político galo.

Claro que los exteriores son otro gran atractivo de este hotel-capricho. Su maravillosa terraza protegida del sol por grandes velas de loneta mira hacia el jardín. Si el tiempo lo permite, podrás disfrutar en ella de un almuerzo costero: marisco recién traído de la lonja regado con el mejor champagne. ¡Vas a querer eternizar allí tus tardes al sol!  



Ver más articulos